Ejemplo de Discurso de padre a hija en el día de la boda

Inicio » Cultura y sociedad » Discurso de padre a hija en el día de la boda
Autor: Redacción Ejemplode.com.

En general,  en muchas culturas y sociedades se ha tomado la costumbre de que el padre de la novia, emita un discurso en el día de su boda, esto para expresar la situación y necesidad de expresión que tiene él ante tan importante paso.

Suele ser un momento emotivo, pero siempre tratando de expresar la mayor realidad y un mejor consejo para la futura familia y en especial a su hija, que formará el pilar fundamental de una familia sana, ya sea en términos religliosos y éticos o en un aspecto social y familiar, pero siempre deseando lo mejor para esa unión sagrada.

Ejemplo de discurso de padre a hija en el día de  la boda:

A mi hija:

La vida nos presenta muchos retos, para mí fue criarte y aprender a entenderte; hoy es un día especial para ti, pues comenzará para ti un ciclo que requerirá mucha voluntad y paciencia de tu parte.

Hoy llega el día en el que te unirás a un hombre para formar una familia, esa responsabilidad tan grande debe ser bien valorada y entendida, pues yo he pasado por ella y nunca sabrás lo que va a pasar, debes esperar lo inesperado.

Para mí no es la pérdida de una hija, es la ganancia de un hijo y esperaré la llegada de mis nietos.

Hoy es un día especial para todos, pues empezaremos un ciclo nuevo.

Aprenderás que la vida da excelentes noticias y eufóricas situaciones, pronto verás que también existen las tragedias y los problemas más difíciles que se pueden presentar, pero no debes capitular, debes seguir siempre de frente y pronto aprenderás a lidiar con la vida, perdiendo tu tan sutil ingenuidad pasando a la misteriosa y elegante experiencia.

El matrimonio hoy en día es un reto más difícil, pues la sociedad actual lo ha corrompido y vuelto muy frágil lo que lo lleva a romperse y destruirse. Por ello la misión de este paso es aprender y aceptar los sucesos de la forma más agraciada y resistir los problemas y virtudes con dignidad.

No desconfíes de las instituciones familiares y religiosas, pues protegen a la familia y su dignidad, evitan el daño de quienes nos tienen envidia, rencor o quieren acabar con la familia tradicional con atrocidades, pero también deberás aprender a lidiar con esas personas que se salen de los márgenes morales y evitar que tus futuros hijos no caigan en tan crueles redes.

Mi apoyo estará siempre para ti, siempre que la vida me preste tiempo y salud para ayudarte, pues ya es el momento de dejar los juegos y que vivas con seriedad, pero siempre con alegría y dignidad.

Ha llegado tu momento, y tus experiencias  te enseñarán el rigor de la vida y aprenderás de todos sobre todo de tus hijos, pues como yo aprendí de ti tu aprenderás de tus hijos.

La felicidad se forma de todos aquellos pequeños y aparentemente insignificantes momentos, deberás aprender a reconocerlos y no confundirlos con bullicio y exageración que solo es la espuma de la vida.

De tu esposo, sé que puedo confiar, en especial por lo que he conocido de él, sabiendo que es una persona que supo elegir y sabe valorar las cosas,  además de ser muy trabajador y diligente es el único que me pudo apartar de ti.

Felicidades hija..

Citado APA: (A. 2014,04. Ejemplo de Discurso de padre a hija en el día de la boda. Revista Ejemplode.com. Obtenido 04, 2014, de https://www.ejemplode.com/49-cultura_y_sociedad/3695-ejemplo_de_discurso_de_padre_a_hija_en_el_dia_de_la_boda.html)

Búsqueda:

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.