Características de la Bulimia

Inicio » Psicología » Características de la Bulimia
Autor: Redacción Ejemplode.com.

La bulimia nerviosa o simplemente bulimia, es un trastorno alimenticio y mental, con tendencias autodestructivas en lo tocante a la ingesta de alimentos y su posterior expulsión, así como otros síntomas que la acompañan.

En este trastorno la persona consume excesivamente grandes cantidades de alimentos en periodos cortos, siendo eliminado el alimento ingerido de forma brusca y artificial, ya sea en forma de vómito o mediante el uso de laxantes, lo que es provocado por un temor patológico a aumentar de peso y masa corporal, por parte de quien padece este trastorno psicológico, afectando la percepción que la persona tiene de sí misma, llegando incluso a que, al observarse en un espejo o en fotografías, su mente tergiverse su propia imagen, haciendo que la persona se vea a sí misma con mayor masa corporal (obesidad), sin que esto sea así en la realidad, llegando incluso a tergiversar su propia imagen de manera grotesca exagerando los supuestos rasgos físicos que creen tener.

Este trastorno se encuentra entre los llamados trastornos de la conducta alimenticia, (según la organización mundial de la salud), que incluye a otros trastornos alimenticios y psicológicos como la anorexia, la vigorexia y trastornos depresivos-compulsivos, mismos que están estrechamente relacionados entre sí, presentándose comúnmente aunados unos con otros en una misma persona.

Características de la bulimia, sus causas

Algunas de las Características de la Bulimia:

Causas.- Aunque las causas no están aún bien determinadas, la principal causa de esta enfermedad psicológica es que este comportamiento es consecuencia de la presión social, en especial de la presión que ejercen compañeros de escuela, o amistades, quienes en múltiples ocasiones tachan de gordas o gordos a las personas, aún y cuando eso no sea realmente así, pero hieren la autoestima de la persona, quien trata de ser aceptada mediante la creación de un cuerpo idealizado, similar al que se observa en las revistas, anuncios de televisión, internet y diversos medios, (quienes fomentan a gran escala el falso ideal del “cuerpo perfecto” usando a artistas con cuerpos estilizados en anuncios de moda y belleza), lo que fomenta estos trastornos psicológico-alimenticios, haciendo que los pacientes hagan dietas exageradas, ejercicio excesivo o provocándose el vómito con frecuencia, para evitar que el alimento las “engorde”, como les hace creer su mente y bajar así de peso.

También parece ser que este trastorno es usado como una especie de vía de evasión de la realidad en la que se vive, siendo más común en el paso de la niñez a la adultez, es decir, durante la adolescencia. Se cree que el trastorno surge para evadirse de la realidad familiar, social o escolar, enfocando sus frustraciones de manera autodestructiva en contra de su cuerpo al privarse a sí mismos de alimentos, y creando una falsa sensación de liberación al deshacerse de la comida (vía vómito o por medio del uso de laxantes).

Este trastorno frecuentemente es acompañado de otros, como la anorexia, la vigorexia, la depresión y diversas manías, así como provoca enfermedades y trastornos de salud, tales como desnutrición, fatiga, daños orgánicos múltiples (en especial por pérdida de sustancias necesarias como vitaminas y minerales), descalcificación, problemas hormonales, esterilidad, cansancio crónico, trastornos del sueño, caries, disminución de las defensas inmunológicas, y algunos problemas psicológicos como cambios muy marcados de humor, tales como recurrentes accesos de ira o de depresión, obsesiones (por ejemplo obsesión por contar las calorías de los alimentos,), y en algunos casos algunas paranoias, (creen que todo el mundo habla a sus espaldas sobre su supuesta obesidad, o que son vigiladas permanentemente, etc. Llegando a comprometer tanto la salud mental como la física, provocando daños sistémicos y la muerte.

Su vida gira en torno a la comida.-En las personas que padecen de este trastorno el punto central de su vida gira en torno a la comida, tanto en la ingesta desmedida y compulsiva que hacen de ella (“atracones”), como en la sistemática manera que usan para deshacerse de ella una vez que fue ingerida, provocándose vómito y evacuaciones forzadas mediante laxantes y diuréticos.

Atracones de comida.- Una de las principales características de este trastorno es la ingesta desmedida e impulsiva de alimentos que posteriormente son expulsados del cuerpo, sin permitir la absorción de los nutrientes. Las personas que presentan este trastorno, tienden a comer grandes cantidades de alimento durante los accesos o ataques de bulimia siendo eliminada la comida de inmediato ya sea mediante el vómito provocado o por medio del uso de laxantes.

Vómito intencionado.- La característica más notoria de este trastorno es que quienes lo padecen se provocan el vómito de manera intencionada para que el alimento no llegue a ser digerido y absorbido, esto lo hacen para que los alimentos no sean asimilados por el organismo y por consiguiente el cuerpo no adquiera los nutrimentos y sustancias contenidas en el alimento, para que de esta manera el cuerpo utilice las reservas alimenticias que posee y así reducir de peso y masa corporal, pero esta acción tanto a corto, mediano y largo plazo, provoca afecciones y dolencias, tales como la carencia de vitaminas, minerales y nutrientes que no son absorbidos, al no alimentarse el organismo y solo consumir sus reservas, lo que a la larga provoca que el cuerpo consuma sus propios tejidos, lo que da como resultado la muerte de tejidos y órganos, así como la muerte de la persona.

Otras de las consecuencias del vómito intencionado, son la deshidratación al perder líquidos constantemente, descalcificación de los huesos, pérdida del esmalte dental y pérdida de la sensación en el paladar así como quemaduras en la garganta por el excesivo paso de ácido clorhídrico a través de la boca mezclado con el vómito.

Uso constante dé laxantes.- Otra de las formas que usan para bajar de peso es mediante el uso de laxantes, mismas que usan para que el organismo no pueda absorber los alimentos, además de que contribuyen a la deshidratación del cuerpo.

Dietas extremas.- Es común que las personas afectadas por este trastorno hagan uso de dietas extremadamente bajas en calorías y otros nutrientes indispensables para la vida. Este tipo de dietas suelen estar formadas por bajísimas cantidades de alimentos, y desechando de plano alimentos cárnicos, (carnes, pescado, huevo, leche y derivados), que son precisamente los que su cuerpo necesita más para su desarrollo durante la niñez y la adolescencia.

A este respecto se debe destacar que, estadísticamente gran parte de quienes padecen bulimia, anorexia y vigorexia, inician cambiando su dieta normal, por una dieta vegetariana.

Vigorexia. Entre las formas que usan para disminuir las pocas calorías que ingieren, es mediante el ejercicio excesivo (vigorexia), llegando a hacer ejercicios hasta quedar exhaustas, esto no solo gasta las reservas que el cuerpo tiene para conservar la vida, sino que atrofia la musculatura ya que al hacer ejercicio y no encontrar los suministros vitamínicos, minerales, proteicos y grasos necesarios, el musculo consume nutrientes del mismo cuerpo (de la misma musculatura), disminuyendo la masa muscular. También la deshidratación que acompaña al ejercicio exagerado disminuye el agua contenida en el cuerpo y para compensar esa pérdida el organismo extrae agua de la musculatura.

Auto Agresión. Frecuentemente estos comportamientos anómalos, son autoagresiones consientes o inconscientes, que se hacen sobre ellas. Además usan esta autoagresión lastimando su cuerpo al permitirle alimentase, expulsando el alimento mediante el vómito o usando laxantes, como una especie de castigo, cada vez que no logran algunos objetivos, por ejemplo un paciente se propone bajar de 40 kilos a 35 kilos y si no lo logra se autocastiga de esa manera agudizando más su enfermedad, otro ejemplo es cuando al no cumplir alguna meta, (escolar, social, laboral, etc.), se infringen a sí mismas un castigo como podría ser hacer ejercicio excesivo, o seguir una dieta exageradamente pobre.

Otra faceta de la auto agresión se da en algunos casos en los que además de las privaciones de alimentos o el ejercicio desmedido, se castigan a sí mismas dañándose ya sea golpeándose, o insultándose y menospreciándose, lo que repercute en depresión, llegando incluso a hacerse daños como realizarse cortes en las muñecas e intentar suicidarse y en muchos casos consumando el suicidio.

Imagen distorsionada de sí mismo.- Las personas que padecen este trastorno tienden a distorsionar la imagen de sí mismos, sin importar su talla, peso, y masa corporal, en su mente cada vez que se observan a sí mismos ven una imagen deformada en la que se presentan obesas, sin que en la realidad estén así físicamente, e incluso en estados graves en donde los huesos del paciente son visibles a simple vista, su mente trastornada llega a hacerles creer que los pliegues de la piel o los mismos huesos (que para otra persona son plenamente visibles y obvios), fueran capas de piel grasosa, (las denominadas “llantas” o “gorditos”).

Entre la visión distorsionada de sí mismo, en varias ocasiones (en mujeres), se da el caso de negar en cierta manera su propia feminidad, esto va aunado a la pérdida frecuente de la capacidad reproductiva (esterilidad), por causa de daños irreversibles en el aparato reproductivo, así como el reducimiento parcial o completo de los senos, perdiendo las formas naturales femeninas del cuerpo, en favor de un cuerpo andrógino y desfigurado con apariencia cadavérica.

Reducción de la capacidad cognitiva.- Como consecuencia de la desnutrición que provoca al no permitir la entrada de nutrientes al organismo y por el sobreesfuerzo al que someten al cuerpo, aunado a la deshidratación causada por la frecuencia del vómito, se suceden afectaciones en varios órganos y entre los órganos que se ven privados de nutrientes necesarios, (sobre todo de agua y de grasas esenciales) se encuentra el cerebro, la falta de calorías y nutrientes, así como de agua en casos extremos, hay una disminución del “ritmo del pensamiento” e incluso una reducción de la masa cefálica, principalmente provocada por la deshidratación.

Afecciones mentales y emocionales.- Esta enfermedad mental afecta directamente al estado anímico de la persona, existe distorsión de la realidad por parte de quien la padece, en especial en lo referente a la imagen de su propio cuerpo, la cual es distorsionada, la persona se ve a sí misma de manera obesa, sin importar el estado real de su cuerpo y esto las lleva al rechazo de la comida.

Otra faceta emocional de este trastorno es que las personas que lo padecen tienden a ser depresivos, lo cual se agudiza a medida que continúan privando a su cuerpo de los nutrientes que normalmente obtendrían de los alimentos.

También existen diversas obsesiones compulsivas que acompañan a la bulimia, tales como la obsesión de contabilizar todos los alimentos, (cantidad, peso y calorías de los mismos), esto en referencia a las dietas estrictas que se autoimponen, así como en algunos casos de exagerada limpieza tendiente a ocultar los rastros de haber vomitado. Otro de los fenómenos psicológicos que se presentan en esta enfermedad mental, son los accesos maniaco depresivos que suelen tener, llegando frecuentemente a la violencia verbal o física, en especial cuando en alguna conversación se tocan temas referentes a la comida en sí, a sus hábitos alimenticios o a su aspecto físico, e incluso en ocasiones piensan que aquellos que los rodean, (familiares, amigos, médicos, etc.), conspiran en contra de ellos y que la gente habla a todas horas sobre la supuesta gordura que estos pacientes imaginan tener.

Infantilismo.- Entre los trastornos psicológicos que se observan en las personas con este padecimiento, en gran parte de los casos presentan un cierto nivel de infantilismo, en el sentido de que buscan en cierta manera permanecer “eternamente niños”, o “eternamente adolecentes”, tomando aptitudes infantiles e incluso vistiendo de manera infantil en ciertos casos, tratando de evadir la realidad en que se vive, y esquivando enfrentar los problemas que se presentan ya en la etapa adulta. Esta faceta es fomentada en ocasiones por los padres o por los allegados más cercanos, quienes suelen consentir dichas conductas.

Tienden a engañar y actuar para que no se descubra su padecimiento.- Las personas afectadas de este trastorno al igual que quienes padecen de anorexia nerviosa y vigorexia, tienden a tratar de engañar a los demás (médicos, psiquiatras y familiares) vistiéndose con ropa ancha o excesiva para ocultar su delgadez, así como cuando vomitan generando ruido para ocultar de alguna manera la acción de vomitar, ya sea abriendo grifos de agua o regaderas, poniendo música a alto volumen mientras vomitan o vomitando al tiempo en que jalan la palanca del inodoro para que el sonido disfrace el ruido que producen al expulsar el alimento, (esto lo hacen especialmente cuando entran en tratamiento y son vigilados constantemente), e incluso logran engañar a médicos y familiares, actuando como si progresaran en su curación, llegando inclusive a alimentarse bien por un tiempo, mientras están en observación médica o siquiátrica, dentro de clínicas especializadas, esperando a que se les dé de alta para luego seguir con sus hábitos autodestructivos.

Sentimiento de culpa luego de comer.- Estas personas sienten una especie de “culpa”, al haber ingerido alimentos, como si ingerir comida fuera algo malo, cuando no lo es. Incluso este tipo de pacientes se proponen “metas” para bajar de peso obligándose a vomitar o tomar laxantes una o varias veces al día, y si por alguna razón no lo llegan a hacer en un día se auto infringen una especie de “castigos” o una “compensación” por no haberse laxado o vomitado, ya sea mediante vómitos más frecuentes, ejercicios desmedidos (vigorexia), o dietas rigurosas y exageradas, (anorexia).

Afecta principalmente a mujeres.-Aunque afecta cada vez con mayor frecuencia a hombres, (principalmente adolecentes), este trastorno es más común en las mujeres, siendo más del 95 por ciento de los casos. Iniciándose por lo regular en la adolescencia, aunque actualmente se ven casos en los que el rango de edad disminuye, siendo actualmente edades de entre 8 y 12 años cuando comienzan a sucederse estos trastornos psicológico-alimenticios en las mujeres.

Presión sociocultural.- Los nuevos estándares de la moda exhibidos y explotados por revistas, películas, televisión, internet y demás medios visuales, han creado un “estándar de la belleza” idealizado, anatómicamente fuera de la naturaleza humana, exhibiendo en portadas de revistas, o en televisión a modelos (hombres y mujeres), con cuerpos estilizados, los cuales la juventud (principalmente niñas y adolescentes) toma como modelos de belleza. Respecto a las empresas y firmas de ropa, han contribuido a la expansión de esta y otros trastornos psicológicos y alimenticios, no solo al inducir a las juventudes a desear ese ideal de belleza estandarizado, (cuerpos delgados, muy esbeltos y estilizados), sino que incluso la mayoría de las marcas más prestigiosas de ropa, sólo fabrican ropas de tallas inferiores a las que realmente tienen por naturaleza los cuerpos humanos, haciendo que las personas cambien la naturaleza de su cuerpo para ajustarse a los caprichos de la moda, afectando la salud y poniendo en riesgo la vida.

Citado APA: (A. 2013,12. Características de la Bulimia. Revista Ejemplode.com. Obtenido 12, 2013, de https://www.ejemplode.com/39-psicologia/3575-caracteristicas_de_la_bulimia.html)

Búsqueda:

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.