Ejemplo de Actitud Negativa

Inicio » Psicología » Actitud Negativa
Autor: Redacción Ejemplode.com.

La actitud es la postura y comportamiento que una persona tiene ante las demás, hacia las circunstancias y para sí misma. Se presenta naturalmente, de acuerdo con la personalidad del individuo, y le acompaña para enfrentar las situaciones de la vida diaria.

La actitud, según su destino, puede ser externa o interna. Es externa si está orientada a otras personas, y se presenta ya sea como un estado de juicio o un grado de disposición para interactuar. La actitud es interna si el individuo la dirige hacia sí mismo.

La actitud es positiva si ayuda a mejorar las relaciones interpersonales, a enfrentar las situaciones  con mayor claridad y a desarrollar actividades de forma óptima. En cambio, una actitud es negativa si hace algún daño o perjudica el curso de las relaciones.

Una actitud negativa tiene una serie de características:

  • Causa un daño emocional, tanto al individuo como a las demás personas
  • Dificulta a las personas el desarrollo de las actividades
  • Hace más probable que el individuo ofenda a alguien
  • Altera la cohesión de un grupo

Ejemplos de actitud negativa

Entre las actitudes negativas más frecuentes se encuentran:

  • Lamentarse o quejarse
  • La insolencia
  • La culpa
  • Los celos
  • La discriminación
  • La soberbia
  • El pesimismo
  • El prejuicio
  • La apatía
  • La comparación
  • La predisposición
  • El desprecio
  • La hipocresía

Lamentarse o quejarse es una actitud negativa que puede aparecer en todos los ámbitos de la vida de una persona. Consiste en reiterarse a uno mismo la “desgracia” en la que se vive. Es común que se presente en las situaciones laborales, por ejemplo. En este caso, los lamentos entorpecen la concentración y retrasan el trabajo, lo que continúa un círculo vicioso.

La insolencia es una actitud negativa en la que el individuo habla o actúa sin respetar la autoridad de su interlocutor o subestimándola. Es común que la presenten los niños hacia los mayores.

Una actitud negativa no es aprobada socialmente

La culpa es una actitud negativa en la que la persona se responsabiliza constantemente, con dolor emocional, por una acción, ya sea suya o de alguien más, que ha causado daño. Es, en cierto modo, como un sentimiento de arrepentimiento interminable.

Los celos son una actitud negativa muy poderosa y horrible y que se presenta en varios casos diferentes: en uno de ellos, la persona siente enojo cuando alguien es beneficiado con algo deseado por ella. En otro, la persona entra en cólera cuando su pareja entra en contacto con una persona, ya sea del trabajo o una amistad. Le acompañan pensamientos de infidelidad y competencia con aquella persona. Esta actitud destaca una fuerte inseguridad y falta de confianza, por lo que puede hacer mucho daño a los seres queridos.

La discriminación es una actitud negativa muy perjudicial. La persona que la padece siente recelo y desprecio por otras personas de características específicas. Es una actitud aprendida, partiendo de observarla en el entorno. Los motivos pueden ser la preferencia sexual, el status socioeconómico, la nacionalidad y la religión, por citar los más importantes.

La soberbia es la actitud negativa en la que la persona pretende dar evidencias de ser superior a las demás, en cualquier aspecto. Viene acompañada de mucha insistencia y de gestos desagradables que le convierten en una persona indeseable.

El pesimismo es una actitud negativa en la que la persona se asume derrotada antes de proponerse algún objetivo; peor aún, en la vida diaria. Se trata de un gran impedimento para que realice todas sus actividades, pues no les ve propósito y a la vez siente disminuida su capacidad para enfrentarlas.

El prejuicio es una actitud negativa en la que la persona, antes de conocer plenamente a alguien, se forma una idea preconcebida. Lo destructivo de esta actitud es que la idea preconcebida puede ser errónea y en ocasiones llega a regir las relaciones interpersonales, que ya no serán auténticas.

La apatía es una actitud negativa en la que el individuo trata de evitar cualquier actividad o convivencia, por falta de ganas y de iniciativa. Puede ocurrir en diferentes grados, y en el más grave, la apatía hace que la persona deje incluso de asearse.

La comparación es una actitud negativa que ocurre, por ejemplo, cuando un adulto quiere que un infante muestre ciertas cualidades, y le insiste en que otro niño es un modelo a seguir. Es tan perjudicial por el hecho de que es un ataque directo a la autoestima del infante, pues se siente disminuido ante las cualidades del otro.

La predisposición es una actitud negativa que consiste en “anticiparse” al curso de los acontecimientos. Afecta al grado de que la persona no quiere salir de su casa o no quiere conocer gente nueva, por temor a quedar en ridículo o a no mostrar lo mejor de sí.

El desprecio es una actitud negativa en la que la persona pretende minimizar a otras, ya sea con comentarios o con acciones, por considerarlas inferiores o por alguna diferencia que tengan. Es una de las actitudes más perjudiciales, pues las agresiones por desprecio llegan a grados de daño muy diversos.

La hipocresía es una actitud negativa muy desagradable y habla muy mal de las personas que las presentan. Consiste en que se presenta una interacción falsa con otras personas, para enmascarar que no se congenia con ellas. Mucha gente hipócrita sonríe ante aquella que le desagrada, para ahorrarse incomodidades mayores.

Citado APA: (A. 2013,06. Ejemplo de Actitud Negativa. Revista Ejemplode.com. Obtenido 06, 2013, de https://www.ejemplode.com/39-psicologia/3033-ejemplo_de_actitud_negativa.html)

Búsqueda:

Comentarios:

  1. Es bueno, ya que podemos saber en que estamos mal para poder cambiar.

    Por carolina 03.26.19 a las 23:01:27

    Deja un comentario


    Acepto la política de privacidad.