Ejemplo de Síndrome de Medea

Inicio » Psicología » Síndrome de Medea
Autor: Redacción Ejemplode.com.

El nombre de síndrome de Medea proviene de la antigua mitología griega, del mito de Jasón y los argonautas, es la historia de una madre que a modo de venganza contra su consorte mata o deja que un peligro mortal les llegue a sus hijos.

Dependiendo de la versión de la historia, es Medea quien los mata o quien los manda a cumplir una tarea penosa donde los mataran.

Este síndrome se puede dar tanto en el padre como en la madre. La diferencia consiste en que generalmente son niños pequeños a los que la madre mata, y adolescentes o adultos a los que el padre mata. Claro que esto no es una regla, siempre se pueden dar casos contrarios.

Aunque en el síndrome de Medea, la causa del crimen es una venganza contra la pareja, también se puede matar por otras razones. En todo el mundo se dan casos de filisidas, pero es especialmente creciente en la clase media. Esto podría darse por un fenómeno llamado forclusión, en donde las personas pierden significado para el sujeto,  por que no les encuentra valor en su universo simbólico, termina tomándolos por objetos desechables, especialmente a los hijos pequeños. Sus vidas carecen de valor en tanto y cuanto no representen un valor de mercado. Este es un trastorno perteneciente a la psicosis.    

En la mitología al abandonar Jasón a Medea, esta mata a la amante de su esposo y luego mata o deja matar a sus hijos como conclusión a su venganza. Muchas personas para vengarse de sus parejas atacan o matan a sus propios hijos o los hijos de sus parejas. Generalmente se suicidan después. Matan a sus hijos por diversos motivos, ya sea porque saben que con su muerte hieren al cónyuge o porque proyectan el odio que sienten por aquel con los niños. En algunos casos aducen que los mataron para evitarles un mal mayor, como en la versión de Euripides, donde al final Medea al arrepentirse de su plan tiene un dilema sobre si matarlos o no. Ella los mata porque se autosugestiona que estarán mejor muertos que en manos enemigas. Así muchas personas matan a sus hijos para evitar que su consorte tenga la custodia o la patria potestad.

Con el nombre de síndrome de Medea se engloban otros motivos además de la venganza conyugal, por los cuales la persona justifica asesinar a sus hijos. Hartazgo, odio o repulsión hacia ellos, proyección de la pareja o de alguien a quien odian, podría ser incluso la persona misma; un defecto físico o discapacidad, incapacidad de tener empatía hacia los hijos, el carácter de los propios hijos o incluso su hiperactividad, o la incompetencia del padre o madre.

En algunas personas con psicosis alucinatoria, ven a los hijos como si fueran monstruos o como si estos tratasen de hacerles daño. También alucinan con que les cambiaron a sus hijos o los poseyeron demonios o cualquier otra entidad malévola. Esto especialmente en las personas esquizofrenicas o en los drogadictos.

Algunos padres para eludir la responsabilidad que conlleva la paternidad prefieren matar a sus hijos o abandonarlos en lugares donde la muerte es lo más probable, especialmente cuando estos son pequeños o bebés.

En padres adictos los casos de filicidios son más comunes. Las drogas, no son solamente las drogas comunes (marihuana, éxtasis coca, etc.), sino también los fármacodependientes, como los adictos a los antidepresivos, a los antineuróticos, a los analgésicos y en general a drogas de farmacia que terminan distorsionando su percepción de la realidad o su empatía hacia los demás.

No existe una cura contra el síndrome de Medea, lo más que se puede hacer es que la persona reciba terapia cuando comience a sentir resentimiento o repulsión hacia los hijos o cuando tenga problemas con la pareja, para que no enfoque su odio o venganza en sus hijos.

Citado APA: (A. 2012,03. Ejemplo de Síndrome de Medea. Revista Ejemplode.com. Obtenido 03, 2012, de https://www.ejemplode.com/39-psicologia/2098-ejemplo_de_sindrome_de_medea.html)

Búsqueda:

Comentarios:

  1. En realidad Medea no mata a sus hijos durante el mito griego de Jasón y los argonautas, sino mucho después en la obra dramática trágica de Eurípides que llevaba su nombre.
    Por Natalia 09.25.14 a las 17:13:10

    Deja un comentario


    Acepto la política de privacidad.