Ejemplo de Síndrome del príncipe destronado

Inicio » Psicología » Síndrome del príncipe destronado
Autor: Redacción Ejemplode.com.

En algunas familias la llegada de un nuevo hermanito desencadena en el hijo una serie de celos, resentimientos y características que unidas producen el popularmente llamado síndrome del príncipe destronado. Este síndrome es muy distinto del síndrome del príncipe azul. En el síndrome del príncipe azul la persona busca a su pareja perfecta, el del príncipe destronado son celos infantiles hacia el hermano menor. Es parecido al complejo de Caín. Pero según el psicólogo Charles Badouin el complejo de Caín es mas salvaje, y la violencia es mayor, en el complejo de Caín, el individuo busca en un principio deshacerse del “intruso” mientras que en el complejo del príncipe destronado el niño puede convivir medianamente con el “intruso” pero lo que no tolera es que ya no sea el centro de atención.

El síndrome del príncipe destronado es debido a que la atención, los mimos y los cuidados son retirados o disminuidos del hermano mayor momentáneamente para atender al menor. Entonces el niño busca recuperar toda esa atención, ya sea volviéndose a comportar como si fuera un bebe (moja la cama, se orina en la ropa, hace berrinches en publico, exige que le pongan pañales, le den biberón etc.) o ignorando o  maltratando al hermanito, o por el contrario se retrae y se aleja dolido, o enfurece y se torna agresivo. Todo depende del niño y de la forma en que los padres lo eduquen y cuiden de él. Este trastorno no solo se da en el primogénito, se puede desencadenar en cualquiera de los hijos con la llegada de uno más pequeño, o de otro niño a la familia como en el caso de menores adoptados o primos que se van a vivir o de visita con la familia. No solo se da con el recién nacido, sino que se va incrementando conforme el pequeño aprende a caminar e interactúa más con los demás.

Algunas personas piensan que los celos entre hermanos son inevitables, pero en muchas ocasiones son los mismos padres quienes los provocan por su marcado favoritismo hacia alguno de los hijos, o por la actitud de mimar siempre al más pequeño y conforme van naciendo hijos el penúltimo se siente abandonado temporalmente. Al contrario de lo que se piensa, los celos infantiles pueden ser beneficiosos para el niño pues aprenderá que el mundo no gira en su alrededor y también aprenderá a compartir y a convivir con quienes en un principio no le agradaban lo que enriquecerá su personalidad y lo ayudará en el futuro.

Pero cuando estos celos se incrementan y el niño busca llamar la atención obsesivamente y de manera dañina como golpeando al hermanito o destruyendo cosas, prendiendo fuego, mojando la cama etc. puede tratarse del complejo de Caín., entonces es necesario llevar al niño a terapia, allí lo ayudaran a controlar su tristeza y su ira, también lo ayudaran a prender a convivir con el hermanito y a hacerlo sentir parte importante de la familia.

En ocasiones toda la familia tiene que tomar terapia, especialmente cuando el niño se vuelve muy agresivo, el hermanito o hermanita menor aprende a manipular a los padres, o cuando uno o ambos padres presentan un marcado favoritismo hacia uno de los hijos.

Ejemplo de síndrome del príncipe destronado:

Huguito es hijo de Carlos y Francisca, tiene nueve años y durante los primeros ocho fue el hijo único, todos los mimos atenciones, cuidados y obsequios fueron para él. Al ser el único niño de toda la familia siempre se vio rodeado de atenciones, todo esto le formó una personalidad chiqueada,  irritante y un tanto prepotente ya que todo cuanto hiciera le era perdonado por ser el pequeño. Pero un día su madre se embarazó, de inmediato toda la familia le puso atención por la nueva vida que iba a llegar. Esto molestó a Huguito, quien al ser cuestionado sobre que le gustaría que fuese su hermanito, se limitaba a decir que el no quería ningún hermano y que le gustaba la vida como estaba. Pasó el tiempo y el bebé nació, toda la familia volcó su atención en el pequeño Anselmo, esto molestó mucho a Hugo, quien primero se alejó y se tornó agresivo y luego adquirió una actitud infantil impropia para su edad la cual no le funcionó. Entonces se volvió frió y distante con su hermano, en la escuela siempre provocaba problemas a los maestros, tenía malas calificaciones y se peleaba con todo el mundo, en casa rompía las cosas y les sacaba canas verdes a sus padres, quienes  cansados lo llevaron con un terapeuta quien lo ayudó a controlar su ira y a querer a su hermanito, aprendió a convivir con toda la familia y a sentirse miembro de la misma.

Citado APA: (A. 2012,04. Ejemplo de Síndrome del príncipe destronado. Revista Ejemplode.com. Obtenido 04, 2012, de https://www.ejemplode.com/39-psicologia/2127-ejemplo_de_sindrome_del_principe_destronado.html)

Búsqueda:

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.