Inicio » Biología » Características del Gato

Características del Gato

El gato es un mamífero placentario que pertenece al orden de los carnívoros, familia “Felidae”, subfamilia “Felinae”, género Felis; dentro de la especie Felis silvestris conforma el subgénero Felis silvestris Gatus.

Los gatos han convivido con el hombre por lo menos desde hace diez mil años; tal vez hayan sido atraídos a los asentamientos humanos primitivos, por los distintos roedores que como plagas consumían los alimentos que el hombre almacenaba, dándose el acercamiento con el ser humano mediante continuos contactos al cazar y tal vez anidar en cercanías a los asentamientos humanos, naciendo una relación que se concretó con la domesticación del gato hace aproximadamente 7.000 años, (aunque hay hallazgos arqueológicos, que apuntan a la domesticación de este animal en una antigüedad de 9.000 años) continuando esa relación hasta la actualidad.

Los gatos son animales que a través de los siglos se han extendido por todo el mundo gracias a la estrecha relación con el hombre, quien los ha llevado consigo como mascotas, a diversos lugares del globo, tanto por su facultad para cazar animales como los roedores, como por la compañía que prestan al ser humano.

Aspecto del gato domestico

Algunas de las características que poseen los Gatos:

Características físicas:

Reproducción.- El celo de las hembras dura entre 6 y 7 días teniendo periodos fértiles frecuentes; tienen una gestación que oscila entre los 65 y 67 días, dando a luz a un promedio de entre 4 y 8 crías, que pueden ser de distintos padres, pues las gatas pueden copular y ser fecundadas por distintos machos teniendo a las crías de estos en la misma camada. Las crías pueden comer otro tipo de alimentos además de la leche materna a partir del mes de vida.

Anatomía.- Tienen una anatomía similar a la de otros felinos pero en una talla menor al de la mayoría; además poseen una flexibilidad mayor a la mayoría de los demás felinos. Varían de tamaño según las razas, tendiendo a medir entre 45 a 65 centímetros de largo (incluyendo la cola) y de 25 a 30 centímetros de alto en promedio, aunque el tamaño puede ser menor o mayor según la raza. Pesan de entre 2 kilos y medio a 4 kilos, aunque pueden tener un peso mucho mayor según la alimentación y la raza del animal.

Presentan una configuración típicamente carnívora; tienen colmillos afilados en las fauces, en las mismas tienen una lengua muy áspera similar a la de parientes felinos como los leones, con la que pueden lamer huesos de presas y despegar piel y carne de ellas. Sus ojos se presentan posicionados al frente como otros carnívoros.

Visión.- Sus ojos son de un tamaño más grande proporcionalmente a su cráneo, siendo entre los mamíferos uno de los animales de ojos más grandes. Al nacer tienen una coloración azulada cambiando de tono al ir creciendo, hasta tomar su coloración definitiva, la cual puede ser azul, verde, o amarilla en diversas tonalidades, y rojiza (en el caso de los alvinos). A diferencia de otros animales como los perros, los gatos pueden distinguir colores como el azul, verde y rojo, además poseen una visión nocturna mucho más aguda que la del ser humano, pudiendo ver alrededor de seis veces más claro en la obscuridad que el hombre.

Oído.- Poseen un oído mui agudizado que les permite escuchar ruidos que el hombre no alcanza a percibir; además de que sus orejas poseen gran cantidad de diminutos músculos que les permite hacer movimientos para direccionarse hacia al sonido que escuchan. Cabe destacar que gran cantidad de los gatos blancos de ojos azules, presentan sordera, así como los que poseen ojos de dos colores, uno azul y otro de otro color, presentando sordera en el oído del mismo lado que el ojo azul, lo que es provocado por la presencia de un gen anómalo dentro de uno de sus 38 cromosomas. Este fenómeno no se presenta en gatos blancos de ojos amarillos o verdes.

Pelaje.- Presentan gran variedad de pelajes, mismos que dependen de la raza del animal; algunos tienen pelajes largos y otros cortos, siendo de coloraciones variadas como amarillos, pardos, grises, negros, blancos, pintos o combinaciones de dos colores, existiendo combinaciones de pelajes de tres colores en pocos casos, siendo por lo común hembras las que poseen esta coloración de más de dos colores. También hay razas como la esfinge que no poseen pelo, pero sí tienen una especie de pelusilla que los cubre. El pelaje de estos animales tiende a erizarse cuando se sienten amenazados.

Otras características de los Gatos:

Agilidad.- Estos animales poseen una extraordinaria agilidad, su esqueleto y musculatura son muy flexibles lo que les permite realizar varios movimientos; además tienen un sentido del equilibrio muy desarrollado, el cual complementan mediante sus bigotes que son extensiones de terminales nerviosas que contribuyen a detectar junto con el olfato los distintos olores, así como intervienen en el equilibrio, de igual manera la cola ayuda al equilibrio del animal.

La configuración de sus músculos y huesos les permiten realizar saltos que para los humanos serían imposibles llegando a saltar hasta siete veces su propia altura, logrando incluso a superar realizar saltos de tres metros o más de longitud, así como poseer la capacidad de caer casi siempre en sus cuatro patas girando en el aire para enderezar su cuerpo, inclusive desde alturas menores a un metro. También poseen una rapidez para desplazarse, la cual usan al cazar.

Alimentación.- Es un animal esencialmente carnívoro y por ende cazador; sus presas suelen ser aves, pequeños mamíferos como roedores, insectos y también peces, moluscos y crustáceos, que llegan a atrapar en ríos e incluso cerca de las costas. También suelen consumir algunas hierbas como pasto, principalmente como una especie de purgante cuando se encuentran enfermos, y para complementar su alimentación. Aunque al convivir desde hace milenios con el hombre, consumen también algunas de las sobras de comida humana como carnes y verduras guisadas entre otros, comiendo a veces alimentos que les hacen daño como el chocolate, cebollas y ajos que ingieren junto con las sobras que les damos. En ocasiones llegan a comer frutos como sandías, melones, o pepinos, pero es ocasionalmente, y al no estar adaptado su organismo a ese alimento les produce evacuaciones frecuentes y la consecuente deshidratación.

Adaptabilidad.- Tienen una gran adaptabilidad, lo que les ha permitido sobrevivir en distintas regiones y climas, así como también se han adaptado perfectamente pasando de la naturaleza, al hábitat artificial construido por el hombre (la ciudad), en donde han proliferado.

Hábitat.- En la naturaleza se han adaptado a diversos hábitats, tanto en las regiones selváticas, boscosas, áridas y semiáridas, tropicales y subtropicales, como en regiones más al norte llegando a poblar lugares que son cubiertos por las nieves en gran parte del año. Al a verse distribuido en varias regiones y climas, han tenido adaptaciones evolutivas como por ejemplo en el pelaje, blanco o pardo, adaptado a la vida en pastizales o la nieve respectivamente. Cazan comúnmente de noche, durmiendo gran parte del día, aunque también cazan en el día.

Sociabilidad.- Son animales altamente sociales y en ocasiones forman grupos de varios individuos, a los que se les suele llamar “colonias” de gatos o manadas, estableciendo jerarquías en las mismas. Un ejemplo de esa sociabilidad es lo que sucede en algunos casos en que dos o más gatas se juntan en un mismo cubil para amamantar a las crías propias y extrañas, así como para cuidarlas de los machos y de depredadores, comportamiento que desaparece cuando las “madres-niñeras” destetan a las crías.

Al ser domesticados y convivir con los humanos han adoptado algunos comportamientos; como ver al ser humano como una especie de sustituto de su madre, prolongando en cierto modo comportamientos propios de los cachorros en la edad adulta, tales como la dependencia alimentaria, (ya que son las madres las que les enseñan las técnicas de caza), y al no ser educados en ese sentido por las madres, al convivir como mascotas, se hacen dependientes enteramente del hombre. Otro aspecto social del gato, es la creación de lazos con los seres humanos y otros animales (conejos, perros, etc.), especialmente cuando conviven desde que son pequeños, llegando incluso a ser tan fuertes esos lazos que se han visto casos en que el gato defiende al amo (ya se un niño o un adulto), o a otras mascotas, en caso de haber un peligro como un animal u otra persona extraña a la que vean de alguna manera como amenaza. Así como permanecer al lado de su amo o en lugares que este frecuentaba, después de que el amo ha muerto.

Plaga.- Al haber sido distribuidos por el hombre en territorios en los que no existían, y gracias a su rápida proliferación, en algunos lugares se han vuelto una plaga diezmando especies autóctonas. Es el caso de Australia en donde fue introducido recientemente por el hombre y al no haber depredadores y sí una gran variedad de presas, se han convertido en una fauna nociva para las especies locales. De la misma forma gracias al gran número de individuos en algunos países, se les considera plaga, ya que cazan además de roedores como ratas y ratones, animales como lagartos y aves poniendo en algunos casos en peligro de extinción a algunas especies.

Historia.- Fueron domesticados aproximadamente alrededor de 9.000 años, según algunos hallazgos arqueológicos realizados en Chipre. A través de los siglos han sido ayuda invaluable para combatir plagas de roedores que comían los alimentos que se almacenaban, así como ayudaba indirectamente a combatir enfermedades al exterminar ratas y ratones.

Después de haber sido domesticados y gracias a sus cualidades físicas, así como por su destreza y utilidad cazando animales perjudiciales para los alimentos, en algunas culturas se les deificó; tal es el caso de la diosa egipcia Bastet y la diosa hindú Sasti que habitualmente se les representaba como gatas.

Durante la edad media, se les acusó erróneamente de ser portadores de plagas; fueron perseguidos y sacrificados de diversas formas, siendo una de las razones por las que se propagaron las ratas y ratones quienes eran los verdaderos portadores de plagas en las ciudades, al no haber gatos que eliminaran el exceso de roedores, estos infestaron las poblaciones y transmitieron enfermedades como la peste, que acabó con un tercio de la población europea.

Se han extendido por el mundo gracias al hombre quien los llevó consigo en sus travesías terrestres y marítimas, poblando en la actualidad lugares tan apartados como Asia, Europa, África, América, Australia y diversas islas apartadas.

En la actualidad además de usarse como mascotas, en algunos países se les engorda para comerlos. También son utilizados en algunos experimentos científicos como animales de pruebas, siendo muy usados en estudios sobre el sueño, gracias a que gran parte del día duermen.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por : Victor

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Deja un comentario

Tweet