Inicio » Filosofía » Los sofistas

Los sofistas

Bajo el nombre de sofistas, también conocidos como maestros de la sabiduría, se denomina a un conjunto de pensadores e intelectuales surgidos durante la segunda mitad del siglo V a.C. en diversos lugares de Grecia, siendo Atenas su centro principal.

La sofística ha sido juzgada severamente a lo largo de la historia debido a la imagen negativa que dieron de las doctrinas sofistas Platón y Aristóteles, aunque hoy es reconocido como uno de los momentos cruciales en el desarrollo del pensamiento griego.

Los sofistas ejercieron la enseñanza de forma profesional y llevaron a cabo una drástica renovación de la cultura y la educación helénicas. Su aparición fue el resultado de una crisis histórica en el mundo griego, motivada por circunstancias externas e internas como fue el desmoronamiento de los regimenes aristocráticos dando paso al fortalecimiento de una burguesía deseosa de adquirir los conocimiento que se les habían negado.

La primera generación de sofistas estaba integrada por Protágoras, Gorgias, Pródico e Hipias, quienes crearon una serie de rasgos que los identificaban tales como el rechazo a la tradición, el relativismo acerca de los criterios morales y epistemológicos y un claro énfasis en los problemas de la vida cotidiana.

En un principio, los sofistas propusieron una humanización de la cultura, en la que el estudio de las ciencias teóricas y prácticas estuviera encaminado a la búsqueda de la virtud, lo que condujo a la sofística a conceder un lugar predominante a la enseñanza de la dialéctica y la retórica como forma de mantener la opinión propia sobre la del contrario.

El carácter peyorativo que posteriormente adquirió el término sofista se debió fundamentalmente a las críticas vertidas sobre este movimiento por Sócrates, Platón y Aristóteles, quien definió la sofística como “el arte de la sabiduría aparente” y a los sofistas como simples "comerciantes de ese saber".

Ya para el siglo XIX, el filósofo alemán G.W.F Hegel reivindicó el carácter de los sofistas como maestros de la antigua Grecia e inicio una revisión crítica de su pensamiento.

Posteriores estudiosos señalaron, asimismo, que si bien Sócrates y su discípulo Platón tendieron a resaltar el carácter artificioso de la retórica sofística, su ataque iba dirigido a las tesis relativistas plateadas por los primeros sofistas y su propio idealismo constituyó, en buena medida, una reacción contra ellas, por lo que, según como lo señaló Johannes Gefken “sin la sofistica, ni Sócrates ni Platón hubiesen sido posibles”.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por: Marimar

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Deja un comentario

Tweet