Ejemplo de Fabulas cortas

Inicio » Literatura » Fabulas cortas
Autor: Redacción Ejemplode.com.

Las fábulas cortas son una forma de género narrativo de ficción que entre sus características principales está el hecho de que no son de grandes extensiones, incluso se pueden presentar en formato de verso o prosa; siendo este el más usado. La finalidad de este tipo de textos está en el esfuerzo pedagógico de resaltar valores que se desean enseñar a los niños. Es decir, va encaminada a plantear lo que se llama una moraleja cuando se termina de leer la fábula. 

La moraleja es la enseñanza que nos deja la fábula. 

En relación a la presentación de los personajes, estos pueden ser tanto seres humanos como animales que llegan a tener diálogos dentro de la ficción. La idea final es que dentro del desarrollo de la historia se vayan presentando los elementos, escenarios y eventos que permitan presentar la enseñanza que se desea llevar a cabo sobre un aspecto de la vida

Desde el punto de vista de la historia, se tiene referencia de que estos tuvieron su origen en la época en que los esclavos del imperio grecorromano, intentaban transmitir de boca en boca enseñanzas de tipo ético a los niños, esa era la función pedagógica de dichos esclavos. 

Desde aquellos tiempos hasta la actualidad muchos escritores de fábulas han intentado además de enseñar, simplemente entretener a los niños. Uno de los máximos exponentes de este género es el que surgió en el siglo XVII que fue el autor de origen francés Jean de la Fontaine

Otro de los autores más reconocidos de este género es el conocido escritor español llamado Félix María Samaniego, que ha logrado crear una amplia obra en este sentido y se ha vuelto un referente en la actualidad respecto a las fábulas. 

Una de las aportaciones interesantes que desarrolló es el uso importante del verso en la redacción de sus fábulas, algo que como veíamos era menos explorado. Además el contenido manifestaba una fuerte crítica a los valores morales y ciertas costumbres que se estaban presentando y que rompían, según su criterio, el orden de las normas sociales.  

Fábula

Ejemplos de fábulas cortas

1.- El niño y los dulces 

Era 21 de Septiembre y todos los niños contentos después de un largo verano, regresaban a las escuelas. Al ser el primer día, la maestra llevó a clase un bote lleno de chucherías para dar la bienvenida al nuevo curso escolar. Uno de los alumnos salió el primero corriendo hacia los dulces.

Una vez que cogió todas las chuches que pudo, al intentar sacar la mano, el cuello del recipiente no le permitió hacerlo. El niño lloraba y lloraba amargamente, pero un amigo que estaba cerca le dijo: -Confórmate con coger solo la mitad y así podrás sacar la mano con los dulces. 

Moraleja: no seas egoísta, avaricioso y escoge solo aquello que necesites. Como bien dice el dicho “quien mucho abarca, poco aprieta”.  

2- La liebre y la tortuga

Una vez, una liebre se burlaba de las patas tan cortas y de la lentitud al caminar de una tortuga, sin embargo, esta no se quedó callada y se defendió lanzando una risa y diciéndole a la liebre: – Puede que seas muy veloz amiga liebre, pero, estoy más que segura de que podré ganarte una carrera. 

La liebre, sorprendida por lo que le dijo la tortuga, aceptó el reto sin pensarlo dos veces, ya que ella estaba muy segura de que ganaría a la tortuga a ojos cerrados. Entonces, ambos propusieron a la zorra, que fuese ella quien señalase el camino y la meta. 

Días después, llegó el esperado momento de la carrera, y al sonar la cuenta de tres, se inició la carrera de estos dos contendientes. La tortuga no dejaba de caminar y caminar, pero a su lento paso, avanzaba tranquilamente hacia la meta. 

En cambio la liebre, corrió tan rápido que dejó muy atrás a la tortuga. Al darse la vuelta y ya no verla, la liebre vio seguro su éxito sobre la carrera y decidió echarse una siesta. 

Poco después, la liebre despertó y vio si por atrás seguía sin llegar la tortuga, pero al mirar hacia la meta, vio a la tortuga muy cerca de la final, y en un intento desesperado por correr lo más veloz que pudo, la tortuga llegó y ganó. 

Moraleja: la enseñanza es que las metas se consiguen poco a poco, con trabajo y esfuerzo. Aunque a veces parezcamos lentos, el éxito llegará siempre. 

3.- La Pulga y el Hombre 

Un hombre disfruta de un buen sueño cuando de repente comenzó a sentir picazón por todo el cuerpo. 

Molesto por la situación, buscó por toda su cama para ver qué era lo que les estaba causando tanta molestia. Tras su búsqueda encontró a una minúscula pulga y le dijo las siguientes palabras: 

– ¿Quién te crees que eres insignificante bicho, para estar picándome por todo mi cuerpo y no dejarme disfrutar de mi merecido descanso? 

– Contestó la pulga: Discúlpeme señor, no fue mi intención molestarlo de ninguna manera; le pido por favor que me deje seguir viviendo, ya que por mi pequeño tamaño no creo que lo pueda molestar mucho. El hombre riéndose de las ocurrencias de la pulga, le dijo: 

– Lo siento pequeña pulga, pero no puedo hacer otra cosa que acabar con tu vida para siempre, ya que no tengo ningún motivo para seguir aguantando tus picaduras, no importa si es grande o pequeño que pueda ser el prejuicio que me causes. 

Moraleja: nos enseña a que todo aquel que le hace daño a otra persona, debe estar dispuesto a afrontar las consecuencias. Ya que cuando uno molesta, agrede u ofende a otros compañeros, debe saber que sus actos irán seguidos de unas consecuencias.

Citado APA: (A. 2017,05. Ejemplo de Fabulas cortas. Revista Ejemplode.com. Obtenido 05, 2017, de https://www.ejemplode.com/41-literatura/4512-ejemplo_de_fabulas_cortas.html)

Búsqueda:

Comentarios:

  1. Muy buenas las fábulas.
    Por Nicolás 05.19.19 a las 21:08:13
    1. Es muy bonito.
      Por Laura 08.22.18 a las 23:16:13

      Deja un comentario


      Acepto la política de privacidad.