Inicio » Redacción » Elementos psicológicos en la redacción

Ejemplo de Elementos psicológicos en la redacción

De las cuatro funciones psicológicas que señala Jung, —sensación, intuición, sentimiento y pensamiento—sólo una es netamente lingüfstica: el pensamiento. El sentimiento es fronterizo con el campo lingüístico, y las dos consideradas irracionales —sensación e intuición— escapan a ese campo. Esto significa que cuando se utiliza el lenguaje, actúa plenamente el pensamiento (o el raciocinio) y, en algunas circunstancias, también el sentimiento.

¿ En qué forma se manifiestan estas potencias interiores del hombre, dentro del proceso comunicativo? Las conocemos como intención, razonamiento, memoria, poder de decisión, imaginación, criterio selectivo, emotividad, atención y comprensión. Entran en juego también las inclinaciones o gustos y los intereses.
Por ser la redacción un modo de comunicación mediante el lenguaje escrito, está basada fundamentalmente en la psicología. Es producto de una mente humana, destinado a otra mente humana.
Como realización práctica interindividual, la redacción desempeña un papel muy importante en las relaciones humanas: dentro de lo cultural, económico y social, sirve de vehículo expresivo para las más variadas necesidades del hombre. De ahí' su funcionalidad, término muy moderno que contiene un evidente sentido de servicio, adaptabilidad y adecuación.
Por eso, para que sea verdaderamente funcional, de acuerdo con sus objetivos en cada caso, la redacción debe basarse en la modernidad: ha de ser un producto de la época para hombres de la época. No podemos seguir empleando fórmulas de hace cincuenta años, carentes de sentido actual, si deseamos que nuestra redacción llegue —o "impacte", para usar un término de moda— dentro de la sensibilidad del hombre contemporáneo. No es lógico escribir cartas comerciales copiando fielmente modelos de un manual y pretender obtener resultados ¡guales que quienes hacen de cada escrito un "mensaje personal", según las modernas directivas de la psicología aplicada.
Es imperioso que la interrogante "¿Para quién? " preceda a cualquier acto propio de la redacción. Esto puede condensarse en el lema que es fórmula de oro en las relaciones humanas:
El ALTER antes que el EGO. (Anteponer el usted al yo en todas circunstancias).
Para ello es necesario conocer .a ese otro, a ese usted (plantearse los problemas: "¿quién es? ", "¿cómo es? ", "¿qué le interesa? " y otros similares), con el fin de abordarlo según sus posibilidades de comprensión y sus necesidades. Si queremos que capten y asimilen nuestras ideas e intenciones, debemos hacerlas llegar a los receptores de la manera como esto sea fácilmente realizable.
En suma, la adaptación al lector es la base de la eficaz redacción.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por: Luffy

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Deja un comentario

Tweet