Ejemplo de Descripción Pictórica

Inicio » Redacción » Descripción Pictórica
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2016

La descripción pictórica es una forma literaria en la cual una persona permanece inmóvil frente a una escena, que la describe también es su aspecto estático, es decir, que mediante el texto descriptivo va formando una pintura mental de lo que sucede frente a sus ojos.

Este tipo de descripción es muy usado tanto para la descripción de lugares, como de personas y animales.

Una de las descripciones pictóricas más célebres, es la que de sí mismo hizo Don Miguel de Cervantes:

“…Este que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro, los bigotes grandes, la boca pequeña, los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y ésos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos extremos, ni grande, ni pequeño, la color viva, antes blanca que morena, algo cargado de espaldas, y no muy ligero de pies. Este digo, que es el rostro del autor de La Galatea y de Don Quijote de la Mancha, y del que hizo el Viaje del Parnaso,... Llámase comúnmente Miguel de Cervantes Saavedra…”

La descripción pictórica tiene tres variantes:

Descripción pictórica plásticamente: en la cual se realzan los detalles sensibles incluso de los objetos más comunes; se resaltan aspectos como el color, las texturas, los olores:

Y ahí estaba frente a ella: sintiendo su cálida mirada, sus ebúrneas manos de seda sosteniendo entre las mías, toscas y burdas, aquel rosario de cristalinas y verdes cuentas, engarzadas con dorados y brillantes eslabones y rematadas con una cruz de plata con un Cristo dorado, al que poca atención prestaba, casi que ignoraba, pues esas delicadas, suaves y blancas, y sus verdes ojos fijos en mi hasta entonces, apagada mirada, encendieron en mi interior miles de pensamiento sublimes e inenarrables.

Descripción pictórica comparativamente: En este caso la descripción se realiza mediante comparaciones con elementos conocidos o comunes al lector, con lo que también enriquece las imágenes mentales de la descripción:

Y el día de mi regreso, entré a mi casa sola como el desierto, pero en la que, sin embargo, sentía la algarabía de la fiesta, del canto para romper la piñata, tan solo al entrar a la empolvada cocina, la sensación golosa del olor a jamoncillo, y en el patio el recuerdo de la noches de luna con el cantar de las ranas que brillaban como esmeraldas.

Descripción pictórica mediante antítesis: Es la descripción de los elementos mediante su comparación o contraste con elementos contrarios o contrapuestos. Puede usarse también en la descripción de un lugar o persona, contrastándolo con otro:

Y cuando llegué a la Ciudad, volví a sentir mi alma dentro del cuerpo. Las calles bulliciosamente ruidosas me devolvían la tranquilidad de espíritu que en el pueblo aquel sólo era angustia en medio del silencio sepulcral que inundaba incluso las avenidas principales.

En una descripción pictórica es bastante común que se mezclen las tres variantes mencionadas, con lo que se enriquece muchísimo la expresión.

Ejemplo de descripción pictórica

Mi madrina

Mi madrina no era una mujer vieja. Por el contrario, era muy joven, yo diría que de unos 24 o 25 años. Y yo era un niño de 8. Veía sus verdes ojos, sus manos que, aunque pequeñas y delicadas, tenían mucha fuerza, una fuerza que usaba para tejer cestos, coser vestidos y levantar delicadamente a los niños pequeños; y tan delicadas, que a pesar de los callos que le hacía el trabajo, sabían dar suaves y tiernas caricias. Vestida siempre de una seria falda gris y una blusa de color claro, la severidad de su vestir contrastaba con su alegría, que siempre mostraba ante todos. Pero a solas, de vez en cuando, una lágrima rodaba y un suspiro escapaba. Y cuando escondido veía esa lágrima furtiva en su rostro y ese suspiro fugitivo, veía como desaparecían de pronto cuando alguien tocaba o le llamaba. Hasta mucho tiempo después, supe que esa lágrima y ese suspiro se llamaban Rodrigo, su amor que había desaparecido cinco años antes, cuando yo aún no tenía memoria.

Mi vieja escuela.

Es increíble cómo pasa el tiempo. Estoy en la calle de mi escuela y todo es diferente. Ahí sigue la escuela. Las rejas abiertas por donde entrabamos cuando era tarde, ahora son fríos muros casi inexpugnables. La papelería de Paty, donde comprábamos refrescos y papelería, ahora es sólo una cortina pintarrajeada y polvorienta. La casa de doña Chona ahora es un edificio de departamentos. La otra papelería aún está, pero ya no la atiende la viejecita que me vendía las plumas, ahora está una jovencita que parece ser su nieta. Del árbol donde nos sentábamos a platicar y a tomar refrescos, ahora sólo queda el tronco que sirve como banco a un anciano quien también mira nostálgico la vieja escuela. Viéndolo bien ese viejecito, es aquel que era mi maestro de matemáticas, el que me castigó por dejar un escarabajo en su escritorio, pero a pesar de eso, me dejó alta calificación por ayudar a mis compañeros. El también mira los pocos restos que quedan de nuestros recuerdos; quizá en su nostalgia, recuerda mucho más y ve mucho menos que lo que yo puedo añorar. 

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

   
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2016

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Comentarios:

  1. Los ejemplos están muy bien redactados.

    Por EMMANUEL 03.01.12 a las 12:17:20
    1. Pues esta muy bien la descripción que dan.
      Por EMMANUEL 03.01.12 a las 12:14:13
      1. la página esta como el ajo no da ningun ejemplo
        Por marcelo rios 05.10.11 a las 13:27:26

        Deja un comentario



Tweet