Inicio » Redacción » Aprendizaje de la redacción

Aprendizaje de la redacción

Hay personas que tienen facilidad para hablar, pero cuando deben expresarse por escrito encuentran serias dificultades frente a ataduras léxicas, sintácticas, ortográficas, de distribución o de síntesis. (¡Qué valla representa para muchos tener que cumplir con el "dígamelo por escrito" del jefe, la necesidad de escribir un examen, presentar un informe o contestar una carta no familiar! )
Quienes consideran difícil expresarse por escrito carecen de conocimientos gramaticales, no tienen práctica y quizá tampoco voluntad para e! aprendizaje. Porque este arte se aprende: nadie nace sabiéndolo. Es obvio que, como en todo arte, a unos les resulta más fácil y rápido el dominio que a otros. El perfeccionamiento se logra mediante la práctica constante, acompañada por la observación minuciosa, la crítica y, por encima de todo, el gran empuje que dan el entusiasmo y el deseo tenaz de avanzar culturalmente.
Las siguientes expresiones del escritor Leopoldo Lugones constituyen una excelente lección para meditar:

Aprender todo aquello que los escritores han descubierto con su experiencia para dar mayor eficacia al empleo del idioma, es una ventaja. Y esto tiene que ser sistemático, si bien se ve, como el manejo de cualquier herramienta. Lo que es decir que requiere aprendizaje. Quien quisiera eximirse de alcanzar así lo que ya está logrado, para hacerlo tan sólo a fuerza de talento, perdería en tan recio antojo mucho tiempo que habría dedicado a crear.
Pues bien, esto es lo que pretenden en suma todos cuantos —y muchos son— protestan de la gramática por fastidiosa y' la condenan por inútil. A estos mismos pareceríales insensato sostener que el aprendizaje de la arquitectura es perjudicial para la construcción. Para apreciar el contrasentido en toda su magnitud, no hay más que enunciarlo: escribir bien, sin aprender a escribir...
Lo que hay es que no sólo se escribe bien mediante el aprendizaje de la gramática. Como se trata de un arte, ello requiere también modelos (es decir, imitación) y experiencia propia (o sea, práctica). Se aprende a escribir escribiendo, leyendo a otros escritores y estudiando el idioma. Pero todo esto es gramática, como se ve: arte aplicado y analítico de escribir correctamente. Emplear uno solo de los tres medios es reducir, quien lo hace, su posibilidad de hacerlo mejor, condenándose a la miseria verbal, si no lee ni metodiza; a la perpetua imitación, si únicamente lee sin metodizar; al purismo estéril, si metodiza tan sólo. Esta es la gramática nociva, pero por incompleta. La metodización exclusiva (es decir, la enseñanza de reglas y ejemplos sueltos) es lo que da generalmente esa idea errónea de la gramática, pero no porque ésta sea mala, sino porque la enseñan mal. La gramática es inevitable. El rústico analfabeto que se expresa bien por índole, hace gramática sin saberlo.
Podemos concluir que el aprendizaje del arte de redactar implica la imposición de una disciplina format¡va,benefic¡osa para la integración de una culta personalidad, bien equipada para actuar socialmente.
Redactar bien es expresarse con idoneidad. Y esto no es más que la exteriorización de la suprema condición humana: saber pensar rectamente.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

   
Por : Luffy

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Comentarios:

  1. quiero me envien modelos de documentos para redactar de forma actualizada
    Por yesenia chapilliquén pinday 02.02.11 a las 14:05:34
    1. quisiera ejemplos de redaccion, ya que estudio comunicacion social,cursare segundo semestre en febrero
      Por elba diaz 12.14.10 a las 22:04:00

    Deja un comentario

Tweet