Ejemplo de Coplas infantiles

Inicio » Clases de Español » Coplas infantiles
Autor: Redacción Ejemplode.com

Las coplas son composiciones de carácter tradicional, oral y popular que por lo general se forman por estrofas de cuatro versos, llamadas cuartetas. Las coplas tratan diversas temáticas y pueden tener tonos muy distintos: humorístico, satírico, picaresco, serio, etc.

Las coplas se caracterizan principalmente por su relación con la música; en su mayoría son cantadas o acompañadas de música. Son composiciones que forman parte de la tradición y cultura de una región y que se transmiten de forma generacional.

Las coplas infantiles son aquellas coplas cuyos temas y tratamientos pueden ser leídos y comprendidos por un público infantil o juvenil. Estas coplas no versan de temas estrictamente orientados hacia los niños en todos los casos. Existen algunas coplas infantiles que sí están escritas con temas para niños, como los juegos, los animales, los juguetes o personajes imaginarios.  Por otro lado, también existen coplas que no son necesariamente de tema infantil pero que tienen un tratamiento inocente o que puede resultar lúdico y comprensible para los niños. Pueden tratar del amor, de la vida, de distintos tipos de pasiones y sentimientos.

Las coplas en la educación pueden resultar muy útiles debido a su carácter breve y muchas veces lúdico. Las coplas infantiles se han utilizado como una forma de acercar a los niños a las composiciones poéticas, a la cultura, las tradiciones, al canto y a las rimas.

Algunas coplas infantiles forman parte de juegos populares para niños, que se conservan por tradición de generación a generación. Las coplas funcionan como acompañamientos que se cantan mientras se realiza el juego. Por ejemplo, el juego infantil llamado “A la rueda de San Miguel”, que se acompaña de la siguiente copla:

A la rueda, a la rueda de San Miguel
Todos traen su caja de miel.
A lo maduro, a lo maduro
Que se voltee (nombre del niño) de burro.

Las coplas infantiles son canciones que se usan en los juegos tradicionales.

También las coplas infantiles pueden ser utilizadas para crear adivinanzas u otro tipo de juegos verbales que no necesitan acompañarse de una actividad física. Por ejemplo, la siguiente copla que es al mismo tiempo una adivinanza (la respuesta es “el río”): 

Cantando olvido mis penas
mientras voy hacia la mar;
las penas se van y vuelven,
mas yo no vuelvo jamás. 

45 Ejemplos de coplas infantiles:

1.  “La manzana perdida”
—Señora Santa Ana
¿Por qué llora el niño?
—Por una manzana
que se le ha perdido.

—No llore por una
yo le daré dos;
que vayan por ellas
a San Juan de Dios.

2. “Tengo manita”
Tengo manita,
no tengo manita,
porque la tengo
deconchabadita. 

3. Ándale Luisa
No te dilates
Con la canasta
de los cacahuates 

Ándale María
Sal del rincón
Con la canasta
de la colación

Castaña asada,
Piña cubierta,
Echen palos
A los de la puerta

Echen confites
Y canelones
Pa los muchachos
Que son muy tragones

No quiero níquel
Ni quiero plata;
Yo lo que quiero
Es romper la piñata

4. (Copla popular utilizada para partir una piñata)

(Versión actual)

Dale, dale, dale
no pierdas el tino
porque si lo pierdes
pierdes el camino.

Ya le diste una,
ya le diste dos,
ya le diste tres
y tu tiempo se acabó.

(Versión antigua)

Dale dale dale
no pierdas el tino
porque si lo pierdes
pierdes el camino

Dale, dale dale
dale y no le dió
quitenle la venda
porque sigo yo.

5. (Copla popular utilizada para partir una piñata)

Castaña verde,
piña madura,
dale de palos
a la olla dura. 

Bajen la piñata,
bájenla tantito,
que le den de palos
poco a poquito. 

No quiero oro,
ni quiero plata
yo lo que quiero
es romper la piñata.

Ándale niña,
sal del rincón
con la canasta
de la colación. 

6. “El señor Don Gato”

 Estaba el señor Don Gato
sentadito en su tejado
marramiau, miau, miau
sentadito en su tejado.

Ha recibido una carta
por si quiere ser casado,
marramiau, miau, miau
por si quiere ser casado.

Con una gatita blanca
sobrina de un gato pardo
marramiau, miau, miau
sobrina de un gato pardo.

El gato por ir a verla
se ha caído del tejado,
marramiau, miau, miau
se ha caído del tejado

Se ha roto siete costillas,
el espinazo y el rabo,
marramiau, miau, miau
el espinazo y el rabo.

Ya lo llevan a enterrar
por la calle del pescado,
marramiau, miau, miau
por la calle del pescado.

Al olor de las sardinas
el gato ha resucitado,
marramiau, miau, miau
el gato ha resucitado.

Por eso la gente dice
siete vidas tiene un gato,
marramiau, miau, miau
siete vidas tiene un gato.

7. Ésta sí que es Noche Buena
en que nació el Niño Dios;
Ésta sí que es Noche Buena,
ésta sí, que las otras no.

8. Cuando las palomitas
bajan al agua,
todas juntan sus piquitos
y tienden el ala.

9. Tengo una muñeca
vestida de azul,
con su camisita
y su canesú. 

La saqué a paseo
y se me constipó,
la tengo en la cama
con mucho dolor.

Esta mañanita
me dijo el doctor,
que le de jarabe
con el tenedor.

Dos y dos son cuatro,
cuatro y dos son seis,
seis y dos son ocho,
y ocho dieciséis,

y ocho veinticuatro,
 y ocho treinta y dos.
Ánimas benditas
me arrodillo yo.

10. Se hacen chiquitos,
se hacen grandotes;
hacen la rueda
los guajolotes.

11. En la cumbre de un cardón
cantaban tres animales,
uno parecía gorrión
y los otros cardenales;
¡ay!, qué parecidos son,
pero nunca son iguales.

12. “La pájara pinta”
Estaba la pájara pinta
sentada en un verde limón.
Con el pico cortaba la rama,
con la rama cortaba la flor.

 Me arrodillo a los pies de mi amante,
me levanto constante, constante.
Dame la mano, dame la otra,
dame un besito sobre la boca.

Daré la media vuelta,
daré la vuelta entera,
con un pasito atrás,
haciendo la reverencia.

13. En medio del árbol canta
el pájaro cuando llueve
y canta con la garganta
cuando el corazón le duele;
también de dolor se canta
cuando llorar no se puede.

14. ¿De qué le sirve al cautivo
tener grilletes de plata
y de oro las cadenas
si la libertad le falta?

15. La bala que a mí me hirió
también hirió al comandante,
a él lo hicieron capitán
y a mí soldado como antes.

16. Al lado de una laguna
estaba echado Don Puma,
fumando su cigarrillo
hacía mal una suma.

17. La gallina puso un huevo
pero lo puso movido
de tanto bailar bambuco
con el gallo amanecido.

18. Corre la liebre ligera
el zorro corre muy atrás.
¡Qué mala que es la carrera
si no la puede alcanzar!

19. “La cabra”
La cabra suelta en el huerto
andaba comiendo albahaca.
Toronjil comió después
y después tallos de malva.

Era blanca como un queso
como la Luna era blanca.
Cansada de comer hierbas,
se puso a comer retamas. 

Nadie la vio sino Dios.
Mi corazón la miraba.
Ella seguía comiendo
flores y ramas de salvia.

Se puso a balar después,
bajo la clara mañana.
Su balido era en el aire
un agua que no mojaba.

Se fue por el campo fresco,
camino de la montaña.
Se perfumaba de malvas
el viento, cuando balaba.

20. Volaron las amarillas
calandrias de los nopales;
ahora cantarán alegres
los pájaros cardenales.

21. La luna sale de noche
el sol, en cambio, de día;
es por eso que la luna
vive con la cara fría.

22.  Lechuza color canela,
ojitos grandes y hundidos...
¡Parece que estás muy seria!
¿No te ríes, bandida?

23. Por aquel camino,
rápido, cruzó un zorro.
— ¡Ay, qué linda cola!— dije.
Y él saludó con el gorro.

24.  Si buscas el tecolote,
en el monte lo has de hallar;
al paso de media noche
empieza a cucurruquear.

25.  A la víbora, víbora
de la mar, de la mar
los de aquí pueden pasar
los de adelante corren mucho
y los de atrás se quedarán.

26. Un elefante se balanceaba
sobre la tela de una araña,
como veía que resistía
fue a llama a otro elefante.

27.  Hemos llevado a la capilla
rosas y campanillas
promesas, tristezas y alegrías
y mucho amor a Jesús y María. 

28. Paloma blanca, piquito de oro,
que con tus alas volando vas,
pasas los montes, pasas los ríos,
pasas las olas del ancho mar.

 29. Tú que te las das de sabio
di, si puedes contestar:
¿con cuántas jarras de miel
se endulza el agua del mar? 

30. Si quieres que yo te quiera
lo será con condición
que lo tuyo sea mío
y lo mío tuyo no.

31.  A las tres de la mañana
empecé a escuchar un grillo
andaba muy ocupado
afilando su cuchillo. 

—Que no es hora, don insecto,
—le dije muy enojada—
en todo caso el asado
lo deja para mañana. 

—No es de comida mi asunto
—me respondió así, sin chanzas,
—Se trata de algo muy serio,
tema de amor y venganza.

Yo tenía mucho sueño
y no quise preguntarle.
Pero él andaba con ganas
de su tristeza narrarme.

Resulta que la cigarra
que lo había enamorado
de pronto se fue de gira
con la orquesta escarabajo.

Y andaba el grillo pensando
que si no volvía pronto
solito se enfrentaría
con el que tocaba el bombo.

No pude yo convencerlo,
no quiso oír mis razones.
Que las palabras no sirven
cuando hablan los corazones.

Me fui a dormir, o a intentarlo,
dejándolo con su pena.
Y el grillo siguió sufriendo
bajo la luna más llena.

32. Doña Blanca está cubierta
Con pilares de oro y plata.
Romperemos un pilar 
Para ver a doña Blanca. 

¿Quién es ese jicotillo
Que anda en pos de doña Blanca? 
Yo soy ese jicotillo que anda 
En pos de doña Blanca.

33. Tus ojos morena
se parecen a ti,
porque pestañean
como un colibrí.

34.  En la punta de aquel cerro
hay despeñada una hormiga:
se ha zafado una cadera
y se ha quebrao la rodilla.

 35. Todos me dicen que adoro
una flor de mal color;
diga el mundo lo que quiera,
que a mí me parece un sol. 

36. Arroz con leche
Me quiero casar
Con una señorita
de San Nicolás

Que sepa coser
Que sepa bordar
Que sepa abrir la puerta
para ir a jugar

Yo soy la viudita
del barrio del Rey
me quiero casar
y no sé con quien

Con esta sí
con esta no
con esta señorita
me caso yo

37.  Buenas noches mi bien
sea tu sueño tranquilo
duerme niño feliz
te vigila mi amor 

Si lo quiere el señor
la mañana estival
que despiertes mi bien
con un rayo de sol

38. “El gato viudo” 

Cuando la luna
se pone re grandota
como una pelotota
y alumbra el callejón.

Se oye el maullido
del triste gato viudo
y su lomo peludo
se eriza con horror.

Pero no falta
quien mande un zapato
que salga hecho balazo
a quitarle lo chillón. 

Y en el alero
del místico tejado
el gato se ha quejado
cantando esta canción.

39. Mi padre manda a mi madre,
mi madre me manda a mí,
yo mando a mis hermanos
y todos mandan aquí.

Más como nadie obedece
preferimos conversar
para ponernos de acuerdo
qué mandar y qué acatar. 

40. Un pintor puede pintar
una rosa y un clavel,
pero no puede pintar
el amor de una mujer. 

41. En la plaza de esperanza,
y en el parque de la vida,
disfrutamos la mañana,
juegan todos, nadie mira. 

Corro y salto entre la gente,
cuando juego con mi amigo,
también pienso y me divierto,
disfruto los desafíos.

42. Ayer pasé por tu casa
y me tiraste una lamparita,
de tantas ideas que tuve,
se me encendió la lucecita.

Ayer llamé a tu rancho,
me atendió el contestador,
a ese lorito guarango,
le deseo lo peor.


Ayer pasé por tu casa,
y me tiraste una flor...
la próxima vez que pase,
!Sin maceta por favor!

43. En el telar voy tejiendo
hebras de las penas mías
y así se me van pasando
con las noches y los días.

44.  Naranjas y limas,
limas y limones,
más linda es la virgen
que todas las flores.

 45. Caminen pastores,
vamos a Belén
a ver a la Virgen
y al niño también.

Citado APA: (A. 2017,06. Ejemplo de Coplas infantiles. Revista Ejemplode.com. Obtenido 06, 2017, de https://www.ejemplode.com/12-clases_de_espanol/4584-ejemplo_de_coplas_infantiles.html)

Última modificación: 06.15.17

Búsqueda:

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.