Ejemplo de Sentencia literaria

Inicio » Literatura » Sentencia literaria
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2016

La sentencia literaria, que también es denominada máxima, es una serie de conclusiones finales que se encuentran en la literatura, pueden ser de índole moral o de índole cultural y tienen el objetivo de enseñar una lección o de encaminar a una idea concreta.

Esta característica se encuentra en mucha de la literatura alrededor del mundo; en las sentencias literarias pueden entrar los refranes y algunos dichos  y su función es tomar la información más lógica y trascendente para el beneficio de las personas que los reciben así también es necesario que los interpreten para poder entenderlos.

Ejemplo de sentencia literaria:

  • Aconseja no lo más placentero, sino lo mejor a los ciudadanos. (Bías)
  • Adquiere en la juventud el obrar bien, y en la vejez la sabiduría. (Pítaco)
  • Añorar el pasado puede ser correr tras el viento.
  • Conoce el momento oportuno. (Pítaco)
  • Conócete a ti mismo. (Quilón)
  • Cuando el bueno ayuda se siente bien, pero cuando lo hace el malo, todos voltean a ver.
  • Cuando un político muere, mucha gente acude a su entierro. Pero lo hacen para estar completamente seguros de que se encuentra de verdad bajo tierra. (George Clemenceau)
  • De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso.
  • El hombre absurdo es el que no cambia nunca. (George Clemenceau)
  • El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe a dónde va.
  • El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él.
  • En la vida no hay premios ni castigos, sino consecuencias.
  • Enseña y aprende lo mejor". (Tales)
  • Es preferible caer que no intentarlo.
  • Escucha mucho.  (Bías)
  • Eso que llaman verdad, no es más que la eliminación de errores. (George Clemenceau)
  • Habla lo oportuno.  (Bías)
  • Hay que alejarse de los elogios, pero hay que merecerlos.
  • La democracia es mejor que la tiranía. (Periandro)
  • La guerra es un asunto demasiado importante para confiárselo a los militares. (George Clemenceau)
  • La mano que ayuda se siente bien, pero si la mano es de alguien seguro de sí, se siente mejor.
  • La medida es lo mejor. (Cleobulo)
  • La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces
  • La vida del hombre es interesante principalmente si ha fracasado. Eso indica que trató de superarse. (George Clemenceau)
  • Lo que vayas a hacer no lo digas, pues si fallas serás objeto de burlas.  (Quilón)
  • Los placeres son mortales, las virtudes inmortales. (Periandro)
  • Los tontos no gustan de admirar las cosas sino cuando llevan una etiqueta. (George Clemenceau)
  • Manejar el silencio es más difícil que manejar la palabra. (George Clemenceau)
  • Nada en demasía. (Solón)
  • No embellezcas tu aspecto, sé bello en tus actos. (Tales)
  • No hagas nada por la violencia. (Cleobulo)
  • No hay que correr cuando el camino es equivocado.
  • Obedece a las leyes. (Quilón)
  • Preocúpate de cosas serias. (Solón)
  • Puede más una voluntad que una inteligencia obtusa (Presidente Álvaro Obregón)
  • Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación.
  • Rehuye el placer que engendra dolor. (Solón)
  • Respeta al anciano. (Quilón)
  • Sabe más un burro preguntando qué mil sabios contestando.
  • Si hablas, tus palabras deberán ser mejores que el silencio.
  • Si se cae diez veces, levántate once.
  • Utiliza la medida. (Tales de Mileto)

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2016

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Deja un comentario



Tweet