Inicio » Literatura » Ensayo político

Ejemplo de Ensayo político

Un ensayo es un texto en prosa en el cual el autor tiene la libertad de expresar algún tema de manera personal, es decir, pudiendo manifestar opiniones propias o ideas, sin tener que partir de estructuras literarias rígidas. Se cree que Michel de Montaigne (autor francés del siglo XVI) es el creador del estilo ensayístico, aunque su origen es antiguo, su popularidad es de tiempos recientes. Los temas a tratar en un ensayo son de diversa índole: sociales, filosóficos, políticos, económicos, etc.

Un ensayo político es, valga la redundancia, un ensayo redactado desde la perspectiva de la política. Para poder tener claro a que nos referimos con esto conviene que definamos que la política es aquella ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados.

Se considera que la política ha existido desde que surgieron las civilizaciones, desde que los individuos comenzaron a crear sociedades y jerarquías. El término en sí se relaciona a Aristóteles, cuando en el siglo V desarrolló su obra titulada “Política”.

Probablemente al escuchar ensayo político nos venga a la mente aquellos discursos que hacen los políticos cuando están en campañas electorales; si bien el ensayo político puede ser usado por las personas que se mueven en ese medio, su uso en sí es extenso y abarca más bien a politólogos, estudiantes, sociólogos, investigadores, periodistas, etcétera, y puede ser para dar una crítica social o para cualquier fin que el autor quiera expresar. Podemos concluir que un ensayo político es aquel que se utiliza para fines de análisis del ejercicio del poder.

El reto que este tipo de escritos representa, es que no hay un método específico a seguir para su redacción, sin embargo existen consejos y una estructura básica que conste de una introducción, un desarrollo y una conclusión. La extensión del mismo dependerá del fin para el que se desea crear, así como de la audiencia para el que sea creado. A continuación observamos un ejemplo de ensayo político:

Ejemplo de ensayo político: La Clase Política del México actual

Por Andrea Calvillo

google-ad-region="test2"

Originalmente, la clase política es aquella que se dedica a gobernar, comprendiendo así la organización y administración de un país en sus asuntos interiores y exteriores. Idealistamente, los políticos velan por los intereses de los ciudadanos, trabajan por mantener un sistema de gobierno organizado y funcional, por dar las mejores oportunidades a todos los pueblos. Sin embargo, podemos voltear a nuestro alrededor y sin temor a equivocarnos y sin tener que ser muy brillantes o estar muy enterados, podemos ver que esto no está pasando.

Y es que el sistema está quebrado, corrupto; aunque una persona entre en ese ambiente con una buena y firme intención de hacer el cambio, el sistema está ya tan viciado que o no llega a tener el poder para hacerlo, o cuando obtenga el poder se habrá distanciado bastante de su propósito original.

Está muy dicho ya, pero necesitamos un cambio y lo sabemos; tenemos desde el sexenio de Vicente Fox esperando uno explícitamente, se ha hablado mucho y ha habido muchas quejas y la ciudadanía está ya muy cansada, sin embargo, mientras cada uno de nosotros en el día a día siga viviendo igual que como lo hemos hecho los últimos años, décadas, siglos… “un cambio” no va a ser posible.

Debe de empezar desde los dueños de las pequeñas y medianas empresas, que no respetan los derechos de sus trabajadores; desde los trabajadores de las grandes corporaciones que aceptan “regalos” que enriquecen sus bolsillos propios a costa de los proyectos de su empresa. Los jóvenes que, ya sea por ignorancia o por inconsciencia, infringen la ley y con tal de no afrontar su responsabilidad recurren a la corrupción; y sobre todo en las familias, donde se pasa más tiempo viendo televisión, jugando en consolas de videojuego o con gadgets de novedad, que ensañando y educando valores a sus hijos.

El famoso cambio que todos queremos y esperamos no va a llegar de la noche a la mañana, ni con una nueva administración, porque el cambio no se va a dar de arriba abajo, sino al revés. No olvidemos que en la democracia, el pueblo es el que tiene el poder, ejerzámoslo o permitamos que nos lo sigan quitando. Y si seguimos en la misma situación, y no queremos movernos ni actuar, si queremos seguir permitiendo los abusos de poder, está bien, pero hagámoslo conscientes, ya sin quejas, sin ser las víctimas del cuento, que nada ganamos con poner nuestro empeño en hablar mal de nuestros gobernantes, si seguimos viviendo sentados en nuestros laureles, viviendo igual.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por : Morris

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Deja un comentario

Tweet