Inicio » Literatura » Elementos de la narración: El Ambiente

Elementos de la narración: El Ambiente

Ortega y Gasset, que el ser humano es una resultante de su ambiente, más que de la herencia. Afirma:  "yo soy yo y mi circunstancia." El ambiente conforma el escenario de los personajes:  aparecemos pobres, sin casas, caminos, paisajes y aparatos. El ambiente permite al lector acercarse fácilmente a los personajes, sin brusquedad alguna.

El escritor debe recoger datos verídicos para crear el ambiente de su obra;  fracasaría si tratase de reconstruir situaciones y lugares que le sean desconocidos o poco conocidos. Cito una ambientación que Chejov nos ofrece en su obra El loco:

El tiempo había sido hermoso, muy apacible desde que comenzara el día.

Unos mirlos silbaban; más lejos, del lado de los estanques, oíanse como quejas; hubiéranse dicho soplos vivientes pasando a una botella vacía. Una becada atraveso el aire en su vuelo; sonó un tiro, que fue repercutido alegremente en la atmósfera primaveral.. . Mas he aquí que ya la parte baja del bosque se ensombrecía; un mal viento del este, sopló; frío y penetrante. Finas agujas de hielo se alargaron sobre las charcas; y el bosque se hizo más sombrío aún, inhospitalario, desierto, muerto... Seguía el invierno.

Es el caso de un pobre estudiante de la academia eclesiástica, Iván Velikoplski, e¡J hijo del sacristán, regresaba a su casa, después de todo un día pasado en acecho. Iba por los senderos estrechos de las praderas inundadas, con los dedos entumecidos, el rostió encendido por las quemaduras del viento. Esa brusca arremetida del frío parecíale una anomalía; por ella quedaba rota la armonía de las cosas; la misma naturaleza se sentía turbada, y es que las tinieblas de la noche se habían espesado más rápidamente que de costumbre. La campiña estaba vacía, lúgubre. Del lado del río, sin embargo, en el "jardín de las viudas" un fuego brillaba: pero más lejos y hasta más allá del pueblo, a una legua, todo se anegaba igualmente en la sombra fría." (Cfr. Bibliografía complementaria, No. 16).

Es fácil darse cuenta de que todos los elementos, que forman el ambiente en el pasaje transcrito, se encuentran perfectamente equilibrados: no sobran ni faltan detalles.
Knut Hamsun, en su libro Hambre, nos ofrece una bien lograda ambicn-tacíón:

"Había llegado el invierno, un invierno húmedo y mísero, casi sin nieve: tina noche perpetua, sombría y brumosa, sin el menor golpe de viento fresco en toda una semana. Los faroles estaban encendidos casi todo el día en las calles, y, a pesar de ello, las gentes se tropezaban en la niebla. Todos los ruidos, el sonido de las campanas, los cascabeles de los caballos de alquiler, las voces humanas, el ruido de los cascos sobre el pavimento sonaban sordamente, como envueltos en la atmósfera espesa. Las semanas se sucedían y el tiempo no cambiaba.

Yo searuía viviendo en el barrio de Uaterland. Estaba cada vez más sólidamente unido a aquella posada, a aquel hotel amueblado para viaieros. dondft me permitían vivir, a pesar de mi miseria. Mi dinero se había agotado desde hacía tiempo, pero yo continuaba yendo y viniendo por allí, como si tuviera derecho o como si fuera de la casa. La patrona no me decía nada: pero no por eso me atormentaba menos la imposibilidad de pagarle. Así transcurrieron tres semanas.

Llevaba varios días de trabajo, sin lograr escribir nada que me satisficiera: a pesar de mi aplicación y de mis constantes tentativas, no acudía la inspiración. Era igual que tratase de desarrollar un tema como otro; la suerte no me sonreía." (Cfr. Bibliografía complementaria, No. 26)

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por : Morris

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Comentarios:

  1. bien thanks
    Por nico te amo0 11.23.11 a las 15:26:35

Deja un comentario

Tweet