Dioses Sumerios

Inicio » Historia Universal » Dioses Sumerios
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2017

En el transcurso del tercer milenio antes de Cristo, los sumerios desarrollaron las teorías religiosas y conceptos espirituales que han tenido un indiscutible impacto en el mundo moderno, a través del judaísmo, el cristianismo y el islamismo. Los pensadores sumerios y los Santos Padres, como resultado de las reflexiones sobre el origen y la naturaleza del universo y su modo de operar, se ha desarrollado una cosmología y una teología, suficientemente convincentes que se han convertido en un dogma de gran parte de Oriente Medio.

En aquel tiempo, los filósofos y pensadores sumerios tenían a su disposición la comprensión más incompleta y banal de la naturaleza del universo y sus métodos de acción. Desde su punto de vista, los principales componentes del universo eran el cielo y la tierra. La Tierra era un disco plano bajo un gran espacio vacío, completamente encerrado en una superficie sólida en forma de cúpula. Se suponía que el material del que estaba constituida la esfera celeste era el metal estaño, y que entre el cielo y la tierra había una sustancia llamada “lil”, con el significado del viento, que se asocia con la atmósfera. Los cuerpos celestes, como el sol, la luna, los planetas y las estrellas, tenían el mismo material que el de la atmósfera, pero se les dio la cualidad de la luminiscencia. Al final, todo estaba rodeado de un mar infinito, en el que el universo se mantuvo fijo. Después de la creación anterior, es que comienza la existencia de las plantas, los animales y la vida humana.

Se asignó en la cultura sumeria una figura antropomórfica e inmortal a todos aquellos componentes de la existencia del mundo, y la denominación “dingir”, traducido como Dios.

Ki

 Ki es la deidad Sumeria de la Tierra; en la mitología, es hija de Nammu, que es la diosa del mar que sostiene el universo. En la mitología babilónica posterior, es hermana y esposa de Anu, dios del Cielo, y madre de los Annunaki, palabra que significa “los que vienen del cielo”, entre ellos Enlil, dios del Aire. Se cree que el lugar de Ki como Gran Madre fue ocupado al final por Ninhursag, cuyo nombre significa Tierra.

Muchas veces se duda del culto de Ki, ya que aparece en pocos textos sumerios. En la mitología acadia y babilónica se transformaría en la diosa acadia y babilónica Antu, esposa del dios Anu.

Anu

Anu fue el dios sumerio del Cielo, haciendo honor a su nombre. Fue señor de las constelaciones y rey de los dioses, que vivía junto a Antu, su esposa. Ambos nombres, Anu y Antu, provienen del acadio, siendo sus originales sumerios An y Ki, respectivamente; cielo y tierra.

Anu se considera el dios más antiguo conocido, y el juez definitivo de los delitos. En cada estrella había un soldado con la capacidad de destruir al malvado. Para sus juicios, contaba con su atributo, la tiara real, y su sirviente, el dios Ilabrat.

Anu formaba la triada de dioses principales, junto a Enlil, dios del aire y la atmósfera, y Enki, dios de los cimientos de la Tierra. La ciudad antigua de Uruk se definió como el lugar originario del culto al dios de los cielos.

Anu, Dios Sumerio de los Cielos

Nammu 

Nammu era la diosa sumeria de las aguas primordiales. Fue la primera deidad, que originó todo. Era diosa del nacimiento, con sede de culto en la ciudad de Ur. Se identifica como esposa de Anu, y madre de Enki, el de los cimientos de la Tierra. Según la mitología, Nammu moldeó arcilla recolectada por unas criaturas llamadas Sigen-Sig-Du, y la trajo a la vida, junto a Nimmah y Enki, creando a la raza humana.

Nammu, Diosa Sumeria de las Aguas primordiales

Enki

Enki era el dios de la Tierra, aunque se le relaciona con el medio acuático también. Tiene su reino en Apsu, un sitio en las profundidades de la tierra. Enki es también relacionado con la construcción, las artes, el diseño y la creación. Es parte de la triada de los grandes dioses  mesopotámicos, junto con Enlil y Anu.

Enki es creador de los humanos, de acuerdo con el relato en la leyenda acadia de Atrahasis. El relato dice que Enki utilizó un homínido ya presente, manipulándolo para hacerlo capaz de comprender y satisfacer las necesidades de los dioses. Además, el humano comenzó a considerar a Enki un salvador,  ya que dio el anuncio acerca del diluvio universal.

Enki, Dios Sumerio de la Tierra

Enlil

Enlil es el dios del Aire, que reina en la superficie de la Tierra. Según la mitología, Enlil fue el principal promotor del diluvio universal, logrando convencer a los demás dioses de que era indispensable ante la monstruosa proliferación humana. Este relato posteriormente originó la historia bíblica de Noé. 

Enlil, Dios Sumerio del Viento

Ninlil

Ninlil es la deidad sumeria del Aire, hermana y pareja de Enlil, el dios del Viento. En encuentros no deseadas surgieron sus cuatro hijos: Nanna, diosa de la Luna; Nergal, dios de la muerte; Ninazu, dios del submundo; y Enbilulu, dios de los ríos. Se le asignan también nombres como “señora del campo abierto” o “ama de los Vientos”. Es un concepto relacionado con la fertilidad. Uno de sus propósitos era designar la realeza, de la cual era protectora y esposa simbólica.

Ninlil, Diosa Sumeria del Aire

Nanna

Nanna era el dios de la Luna, hijo de Enlil, dios del Viento y el Cielo, y de la diosa Ninlil, del Aire. Se le atribuye una gran sabiduría y la protección de los pastores. Cuando la ciudad de Ur era la más importante sobre el valle del Éufrates, Nanna era considerado el dios supremo del panteón. Nanna formaría una nueva triada de dioses con sus hijos, Inanna y Utu, relacionados con la fertilidad y el Sol, respectivamente.

Nanna, Dios Sumerio de la Luna

Nergal

Nergal era el dios sumerio de la muerte, señor del mundo inferior, dios de la guerra y el fuego. Hijo de Enlil y Ninlil. Nació en el inframundo porque a Enlil se le había desterrado para allá como consecuencia de haber violado a Ninlil, y a pesar de todo, ella siguió al esposo y tuvo al hijo en el sitio.

El mito por el cual se quedó en el trono del inframundo comienza en una fiesta ofrecida por los dioses, en la que él no se puso en pie para recibir a Namtar, quien fue sustituyendo a Ereshkigal, quien no podía salir de sus posesiones, el inframundo. Nergal fue condenado a descender al inframundo, acompañado por siete demonios, y conoció en persona a Ereshkigal, de quien se enamoraría más adelante para compartir con ella el reino inferior.

Frecuentemente se representaba a Nergal con cuerpo de león, con alas grandes, sosteniendo una espada.

Nergal, Dios Sumerio de la Muerte

Ereshkigal

Ereshkigal era la primera diosa que reinó en el inframundo. Se trataba de una diosa que en la antigüedad era celestial, pero fue capturada por el dragón Kur, y colocada en el inframundo para pasar a presidirlo.

Ereshkigal, Diosa Sumeria del Inframundo

Namtar

Namtar era el dios que servía en el inframundo, siempre con aspecto horroroso, portador de enfermedades y hedores. Era el mensajero de Ereshkigal y posteriormente de Nergal, reyes del inframundo. Según la mitología, Namtar enviaba las enfermedades en forma de demonios que invadían las partes del cuerpo humano. Los tributos que se le hacían eran para la prevención de tales enfermedades.

 Namtar, Dios Sumerio mensajero del Inframundo

No olviden dejar sus comentarios y preguntas.

Citado APA: (A. 2017,07. Dioses Sumerios. Revista Ejemplode.com. Obtenido 07, 2017, de http://www.ejemplode.com/42-historia_universal/4614-dioses_sumerios.html)

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2017

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Deja un comentario



Tweet