Breve Historia De Los Aztecas

Inicio » Historia de México » Breve historia de los Aztecas

Los Aztecas en sus comienzos fueron una de tantas tribus nómadas que vagaban por los territorios de aridoamérica, teniendo un origen en el mítico Aztlán, (de donde proviene el nombre de azteca). 

Llegaron al valle de México a comienzos del siglo XII, siendo precedidos por otras migraciones de pueblos de habla náhuatl, (lengua que hablaban los aztecas), se establecieron primero en el lago pázcuaro (actual Michoacán), y en Coatepec, ya dentro del valle de México. Posteriormente continúan emigrando hacia el sur, llegando a Chapultepec, alrededor del año de 1272, obteniendo fama entre los pueblos del lugar como bravos y crueles guerreros, entrando regularmente en conflicto con diversos pueblos. Tras haber sido derrotados fueron confinados en Tizapán, y comenzaron a habitar distintos puntos del valle de México, los cuales eran dominios del señorío de Azcapotzalco, quien los sometió y obligó a pagar tributo, aproximadamente en el año 1325 se establecieron en un islote del lago de Texcoco.

Tras haberse concertado una alianza entre los Mexicas (aztecas) y los señoríos de Texcoco y Tlacopan (Tacuba), se liberaron del yugo de los azcapozalcas, y poco a poco fueron dominando a los diferentes señoríos del valle de México tomando preeminencia los Mexicas, sobre sus aliados de Texcoco y Tacuba, llegando a dominar a varios pueblos formando un imperio, que abarcó la parte central de México y parte de Guatemala, con influencia en bastas regiones del norte y sur del actual México y Centroamérica. Cabe destacar que algunos señoríos que quedaron rodeados por los dominios aztecas, lograron mantener su independencia respecto de los mexicas hasta la llegada de los españoles, estos fueron: Tlaxcala, Tututépc, Mextítlan, y Yopitzingo.

Luego del desembarco de Hernán Cortés y sus hombres, Moctezuma fue informado de su llegada; y basándose en las profecías del retorno del dios Quetzalcóatl, que coincidían en las fechas en que llegaron los europeos, quienes también coincidían con las descripciones del dios Quetzalcóatl, (tez blanca, barba, etc.), Moctezuma creyó que las profecías del regreso de su dios, se habían cumplido, y creyendo que eran emisarios del dios e incluso que su jefe (Hernán Cortés) era el mismo Quetzalcóatl quien regresaba a reclamar su reino. Esta confusión facilitó en gran medida, el avance de los españoles, siendo recibidos por Moctezuma con honores.

Al arribar los españoles al continente y adentrarse en los territorios del imperio azteca, ya entrados en un plan de conquista propiamente dicho, fueron avanzando a través de los territorios de los pueblos vasallos de los aztecas, y de algunos de sus enemigos, siendo recibidos en ocasiones de buen grado y en otras como en Tlascala, primero en son de guerra y cambiando a ser sus aliados. Después de haber combatido a los tlascaltecas y haber sido derrotados los indígenas, la división existente entre ellos en decidirse en favor o en contra de los españoles, se inclinó hacia la alianza para combatir a los mexicas sus enemigos desde hacía mucho tiempo. De la misma manera varios pueblos indígenas que estaban bajo el yugo de los aztecas se unieron a los españoles, aumentando sus tropas.

Se destaca a este respecto a un personaje muy importante en el desarrollo de los sucesos de este tiempo, la “Malinche”, (Malintzin), o como la llamaban los españoles doña Marina. Ella era hija de un noble pero fue vendida como esclava a un cacique maya siendo niña, razón por la cual además del náhuatl aprendió el maya, siendo posteriormente intérprete del nahua al maya con jerónimo de agilar, y este del maya al español. Posteriormente aprendió el español y así se hizo intérprete y confidente de cortés. A este respecto hay que mencionar que al ser Malintzin la voz por la cual hablaba cortés, los indígenas tomaron odio contra ella, llegando ese odio en ciertos sectores de la población, (incluso en la actualidad), denominándosele como “malinchista”, a todo aquel que odie lo nacional o prefiera algo foráneo en detrimento de lo propio del país independientemente del ámbito del que se esté tratando.

Al haberse iniciado el contacto entre Moctezuma y Hernán cortés de una forma diplomática, los españoles entraron a Tenochtitlán con la anuencia del “emperador” mexica, entrando junto con ellos gran número de sus aliados tlaxcaltecas, totonacas y de otras tribus, lo que molestó al pueblo azteca al ver a sus odiados enemigos dentro de su ciudad, además de que al ser invitados junto con los españoles les tenían que proveer de alimentos y diversos enceres al igual que a los españoles. Precaviendo un alzamiento por parte de Moctezuma, Cortés tomó como prisionero a Moctezuma viviendo prisionero junto con sus captores los españoles dentro de su propio palacio, aunado a esto, los desmanes y excesos cometidos por los españoles, exacerbaron el ánimo de la población, en especial luego de la partida de Hernán Cortés para combatir a pánfilo de Narváez. La guarnición que dejó en Tenochtitlan, (formada por españoles y gran número de indígenas aliados), cometieron una matanza de varios nobles durante una celebración religiosa en el templo mayor, causando que al llegar Hernán cortés a la ciudad, ésta ya se encontraba en estado de guerra contra los extranjeros (europeos y sus aliados indígenas). Cortés trató de apaciguar a la muchedumbre utilizando a Moctezuma como intermediario pero la población seguía enardecida y arrojaron piedras y flechas hacia donde se encontraban Moctezuma y sus captores españoles. Ese día Moctezuma murió, no se sabe a ciencia cierta, si murió a causa de alguna pedrada o si fue estrangulado por los españoles, como lo afirman las dos versiones más difundidas sobre el suceso.

A consecuencia de esos sucesos, los españoles y sus aliados indígenas, (en su mayoría tlaxcaltecas y totonacas), huyeron sigilosamente en la noche del 30 de junio de 1520, pero son descubiertos y perseguidos por los guerreros mexicas, muriendo varios españoles en el combate, o ahogados por el peso del oro y los diversos tesoros que se llevaban con ellos entre las ropas, corriendo la misma suerte miles de sus aliados indígenas quienes también llevaban parte del botín con ellos.

Luego de reagruparse y reponer fuerzas, Cortés y el tlaxcalteca Maxixcatzin reafirmaron la alianza concertada y reunieron junto con otros pueblos sometidos a los aztecas, un ejército formado por alrededor de entre doscientos cincuenta mil y trecientos mil indígenas, formado principalmente por tlaxcaltecas y totonacas, aunque habían miles de guerreros de gran parte de los pueblos sometidos a los aztecas, que se aliaron a los españoles con forme continuaban con su avance, excepto los señoríos de Texcoco y Tacuba, quienes se mantuvieron leales a los mexicas, hasta poco tiempo antes de la derrota de los aztecas, pasándose al bando de los españoles.

Tras la muerte de Moctezuma, Cuitláhuac fue elegido sucesor, iniciando la guerra contra los invasores, gobernando tan sólo 80 días pues murió a causa de la viruela. Le sucedió como líder azteca Cuauhtémoc, quien inició la defensa y la llevó a cabo hasta sus últimos momentos.

Ese enorme ejército guiado por los españoles, quienes poseían ventajas técnicas como el caballo, las armas de fuego y las armas de metal, sometió a sitio a la ciudad, haciendo un bloqueo por tierra, bloqueando los puentes que conectaban la ciudad con tierra firme y por el agua mediante las naves que Cortés mandó construir, así como con las canoas de sus aliados.

Cabe destacar un hecho que facilitó la victoria de los españoles; el contagio de enfermedades para las que los sistemas inmunológicos de los indígenas no estaban preparados, tales como la viruela, que dezmó a los indígenas de ambos bandos, pero de manera más mortífera en el bando de los aztecas, pues se encontraban sitiados sin agua ni comida y en condiciones insalubres.

La lucha fue feroz siendo tomada la ciudad casa por casa, quedando al final solo unos cuantos miles de hambrientos Tenochcas, quienes luego de algunos intentos de escape de las ruinas de la ciudad, se fueron rindiendo por el hambre. El soberano Cuauhtémoc fue hecho prisionero cuando trataba de escapar junto con su familia y algunos guerreros en canoas, siendo capturados por uno de los bergantines que bloqueaban el lago, rindiéndose él y la ciudad el 13 de agosto de 1521.

Tras la derrota y caída de Tenochtitlan los supervivientes se dispersaron, aunque se sabe que algunos se unieron a los españoles en otras campañas, gracias a sus habilidades guerreras y conocimientos del país, convirtiéndose al cristianismo, adoptando nombres europeos y cristianos y se mezclaron con los europeos y otras tribus indígenas, así como con africanos traídos como esclavos por los españoles, dando como resultado el mestizaje que conformó lo que posteriormente se llamaría como Nueva España y ahora es México.

Citado APA: Del Moral, M. & Rodriguez, J. (s.f.). Breve Historia De Los Aztecas.Ejemplo de. Recuperado el 18 de Septiembre de 2021 de https://www.ejemplode.com/65-historia_de_mexico/5142-breve_historia_de_los_aztecas.html

Autor: Del Moral, Mauricio. & Rodriguez, Jennyfer.

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.