Relación entre los Recursos Humanos y las Organizaciones

Inicio » Administración » Relación entre los Recursos Humanos y las Organizaciones
Autor: Redacción Ejemplode.com.

Cuando se habla de Administración de Recursos Humanos se toma como referencia la administración de las personas que participan en las organizaciones, en las cuales desempeñan determinados roles. La producción de bienes y servicios no pueden llevarla a cabo personas que trabajen aisladas, pues debido a sus limitaciones individuales, tienen que cooperar unos con otros y deben conformar organizaciones, a partir de lo cual las personas pasan la mayor parte de su tiempo viviendo o trabajando en ellas.

Una organización es un sistema de actividades conscientemente coordinadas, formada por dos o más personas (sin personas no existen las organizaciones), cuya cooperación recíproca es esencial para la existencia de aquélla. Una organización solo existe cuando: haya personas capaces de comunicarse que están dispuestas a actuar conjuntamente y obtener un objetivo común.

Existe una gran variedad de organizaciones en donde cualesquiera que sean sus objetivos, éstas influyen en las personas, que se vuelven cada vez más dependientes de la actividad organizacional, las personas trabajan, se recrean, estudian, compran, satisfacen sus necesidades, etc. en ellas.  A medida que las organizaciones crecen y se multiplican, son más complejos los recursos necesarios para que sobrevivan y crezcan.

El contexto en que se aplica la Administración de Recursos Humanos está representada por las organizaciones y las personas que participan en aquéllas. Las organizaciones están conformadas por personas, de las cuales dependen para conseguir sus objetivos y cumplir sus misiones y a su vez las organizaciones son un medio para que las personas alcancen sus objetivos individuales en el menor tiempo posible, con el menor esfuerzo y mínimo conflicto, muchos de los cuales jamás serían logrados con el esfuerzo personal aislado. Las organizaciones surgen para aprovechar la sinergia de los esfuerzos de varios individuos que trabajan en conjunto. Las personas planean, organizan, dirigen y controlan las empresas para que funcionen y operen, de ellas depende el éxito y la continuidad de la misma.

La ARH es una especialidad surgida del crecimiento y la complejidad de las tareas organizacionales cuya finalidad es la de funcionar como mediadora entre personas y organizaciones para moderar o disminuir el conflicto empresarial entre los objetivos organizacionales y los individuales, considerados hasta su surgimiento como incompatibles e irreconciliables.

En la actualidad se nota cierta tendencia en las organizaciones exitosas a no administrar personas ni recursos humanos, sino a administrar con las personas , a quienes se les ve como agentes activos y proactivos, dotados no solo de habilidades manuales y físicas, sino también de inteligencia, creatividad, aspiraciones, valores, habilidades intelectuales y objetivos individuales. Las personas constituyen un factor de competitividad, como lo son el mercado y la tecnología.

En este nuevo concepto se destacan tres aspectos fundamentales:

· Las personas como seres humanos profundamente diferentes entre sí, dotados de personalidad propia, con una historia particular y diferenciada, poseedores de habilidad y conocimiento, destrezas y capacidades indispensables para administrar de manera adecuada los recursos organizacionales.
· Las personas no como meros recursos organizacionales, sino como elementos impulsores de la organización, capaces de dotarla de la inteligencia, el talento y el aprendizaje indispensables para estimular la renovación y competitividad constantes en un mundo lleno de cambios y desafíos.
· Las personas como socios de la organización, capaces de llevarla a la excelencia y al éxito, en este contexto las personas invierten esfuerzo, dedicación, responsabilidad, compromiso, etc.,  para obtener ciertas ganancias (salarios, incentivos, crecimiento) que proveen la reciprocidad de la interacción entre personas y organizaciones.

La relación entre las personas y la organización es compleja y dinámica; no es siempre cooperativa ni satisfactoria; muchas veces es tensa y conflictiva, cuando el logro del objetivo de una de las partes impide o evita que la otra logre el suyo. Casi siempre los objetivos organizacionales están en oposición con los objetivos individuales de las personas, lo que da lugar al conflicto y antagonismo de intereses.

La interacción psicológica entre empleado y organización es un proceso de reciprocidad: las organizaciones ofrecen incentivos (salarios, premios, beneficios sociales, progreso, estabilidad, elogios, etc.) y a su vez las personas contribuciones (trabajo, esfuerzo, dedicación, puntualidad, lealtad). Cada parte realiza inversiones a la espera de que la otra parte le proporcione los retornos deseados, proporcionando el equilibrio organizacional., en donde cada trabajador seguirá participando en la organización si los incentivos que se le ofrecen son iguales o mayores que las contribuciones que se le exigen. Estas contribuciones constituyen la fuente en la cual la organización se suple y se alimenta para conseguir los incentivos; la organización seguirá existiendo solo si las contribuciones son suficientes para proporcionar los incentivos en cantidad suficiente que estimule a los trabajadores a realizar contribuciones.

Fundamentalmente existe un problema de comunicación y negociación, cada parte debe de comunicar con claridad a la otra qué pretende y qué puede invertir y cuánto pretende obtener de retorno.

Resulta indispensable abordar a las organizaciones, grupos y personas como clases de sistemas abiertos en interacción continua con el ambiente que los rodea y desde esta perspectiva sistemática, la interacción adquiere una dimensión más amplia y dinámica; en este contexto la ARH se descompone en tres niveles de análisis:
Ø Nivel de comportamiento social (la sociedad como macrosistema): Permite visualizar la compleja sociedad de organizaciones y la interacción entre éstas.
Ø Nivel de comportamiento organizacional (la organización como sistema): Visualiza la organización como una totalidad que interactúa con el ambiente dentro del cual también interactúan sus componentes entre sí y con las partes del ambiente.
Ø Nivel de comportamiento individual (el individuo como microsistema): Permite sintetizar varios conceptos sobre comportamiento , motivación, aprendizaje, etc. y comprender mejor la naturaleza humana.

Chiavenato Idalberto, Administración de Recursos Humanos, Mc Graw Hill, Colombia, 2000.

Citado APA: (A. 2011,06. Relación entre los Recursos Humanos y las Organizaciones. Revista Ejemplode.com. Obtenido 06, 2011, de https://www.ejemplode.com/58-administracion/1620-relacion_entre_los_recursos_humanos_y_las_organizaciones.html)

Búsqueda:

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.