Nadie es perfecto pero un equipo puede serlo

Inicio » Administración » Nadie es perfecto pero un equipo puede serlo
Autor: Redacción Ejemplode.com.

Los equipos combinan todas las cualidades necesarias para una buena gestión. No existe la persona adecuada, perfecta que reúna todas las características necesarias, pues se presentan ciertos choques; debe ser inteligente y no demasiado listo; debe ser enérgico y sensible a los sentimientos de la gente; debe ser dinámico y ser paciente; debe comunicarse fluidamente y escuchar atentamente; debe ser un tomador de decisiones y reflexionado. Por tanto, es el equipo, el instrumento para un éxito sostenido y duradero en la gestión. Debemos prestar mucha mayor atención a los equipos, a su selección, desarrollo y formación; y sobre todo a su psicología, motivación, composición y comportamiento.
El Dr. Belbin identifica ocho tipos de equipo, encerrados en dos orientaciones:
Orientados al exterior: Parecen dominantes en las pruebas psicométricas
Director (C.H.):  Preside el equipo y coordina sus esfuerzos para cumplir los objetivos externos, ve claramente que miembro del equipo es fuerte o débil en cada área de la función del equipo, y asigna a la gente a lo que hacen mejor. Es un buen comunicador y sabe escuchar.
Planta o creativo (P.L.):  Es la fuente de ideas originales, sugerencias y propuestas del equipo. Le importan mucho más los temas importantes y lo fundamental que los detalles.
Investigador (R.I.):  Estimula las ideas y promueve la innovación a través de esta actividad. Su papel es el más importante para evitar que el equipo se estanque y pierda contacto con la realidad.
Estructurador (S.H.):  Plantea rápidamente desafíos y responde a los mismos. Da forma a la aplicación de los esfuerzos. Siempre está buscando una estructura en las discusiones y tratando de unir ideas, objetivos y consideraciones prácticas en un único proyecto factible, el cual trata de impulsar hacia la decisión y la acción..
Orientados al interior
Trabajador de la empresa (C.W.):  Es el organizador práctico. Convierte las decisiones y las estrategias en tareas definitivas y manejables que la gente puede realmente emprender.
Evaluador (M.E.): Es el evita que el equipo se comprometa a realizar un proyecto mal encaminado. Es la mente objetiva.
Trabajador de equipo (T.W.):  Es el más consciente de las necesidades y preocupaciones de cada uno. Es el comunicador interno.
Acabador (C.F.):  Se preocupa por que puede fallar. Mantiene un sentido permanente de urgencia que comunica a los otros para impulsarlos hacia la actividad.
La ausencia de uno de los papeles debilita a cualquier equipo, pero igualmente la presencia de demasiadas personas de un tipo produce tipos de fracaso predecibles. Las personas tienen papeles de equipo secundarios y pueden duplicarse cuando es necesario y cumplir dos de las funciones en vez de sólo una. La construcción de equipos equilibrados depende del tipo de operación de que se trate, no tienen los mismos requerimientos.

Citado APA: (A. 2011,06. Nadie es perfecto pero un equipo puede serlo. Revista Ejemplode.com. Obtenido 06, 2011, de https://www.ejemplode.com/58-administracion/1518-nadie_es_perfecto_pero_un_equipo_puede_serlo.html)

Búsqueda:

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.