Procesos de la narración: El engarce

Inicio » Redacción » Procesos de la narración: El engarce
Autor: Redacción Ejemplode.com

El inicio de la escena, la segunda escena y el desenlace, pueden ser de calidad,tratados separadamente; pero la obra no estará terminada mientras no se hayan limado las asperezas, surgidas en la combinación de las diferentes partes que la integran. Nada de remiendos toscos. Se debe pasar de una situación a otra, en el espacio o en el tiempo, lógica y estéticamente, sin que se note la transición.
Este problema quizá sea el más complejo y difícil de todos los problemas literarios.Los genios del arte de escribir lo resuelven con naturalidad. Pero, desgraciadamente, no se pueden dar reglas al respecto; basta decir que debe seguirse el impulso personal y no complicarse con pulir nuestra narración mediante zurcidos que pueden gastar la obra más que reforzarla. Si encontramos saltos, reiniciemos lo que escribimos, y, posiblemente, en un intento saldrá sin cortes bruscos.
Un ejemplo de engarce de escena bien logrado, nos muestra Dostoievski en El idiota:
"La gente hablaba con horror del número de libros que las tr.es muchachas habían leído. No mostraban prisa en casarse y no aparecían sino muy moderadamente en el círculo social al que pertenecían. Esto resultaba lo más notable de todo, siendo notorios, como lo eran, los propósitos, inclinaciones, carácter y deseos de su padre.
Serían cosa de las once, cuando el príncipe pulsó el timbre de la puerta del general. Este habitaba, en el primer piso de su casa, un departamento relativamente modesto para su posición en el mundo." (Cfr. Bibliografía complementaria, N? 19)
Dostoievski engarza,con absoluta suavidad,las críticas que se hacían a las hermanas y la visita del príncipe.

Citado APA: (A. 2010,05. Procesos de la narración: El engarce. Revista Ejemplode.com. Obtenido 05, 2010, de https://www.ejemplode.com/44-redaccion/1123-procesos_de_la_narracion:_el_engarce.html)

Búsqueda:

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.