Mitologías

Inicio » Historia Universal » Mitologías
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2018

Mitología es el término que se asocia al conjunto de creencias y relatos de las culturas antiguas, que siempre han tenido la intención de explicar y ordenar cronológicamente el origen del universo y del mundo inmediato que les rodeaba. A continuación se enumeran las mitologías que han existido en la antigüedad, entre algunas de las cuales hay una notoria influencia para la formulación de sus panteones. Un ejemplo de ello es la Mitología Romana, que prácticamente sólo modificó los nombres a los dioses que conformaban el panteón griego, asignándoles la misma función.

Mitología Sumeria 

Se asume que la civilización más antigua fue la Sumeria, la que introdujo la escritura cuneiforme en tablillas de arcilla. Asentada en Mesopotamia, en la proximidad de los ríos Tigris y Éufrates, sus ciudades más importantes eran Ur y Uruk. Rendía tributo a los Annunaki, palabra cuyo significado es “aquellos que descendieron del cielo”. Le atribuye la creación del hombre a la diosa Nammu, junto con Nimmah y Enki, siendo este último el dios de la tierra. Tal creación fue a partir del moldeo de arcilla, recolectada por unas criaturas llamadas Sigen-Sig-Du. Para conocer mejor esta mitología, puedes visitar Los Dioses Sumerios.

Dios Sumerio Enki

Mitología Griega

La cultura griega tuvo una Mitología interesante, que abarca una Cosmogonía paulatina y coherente, y además una genealogía especializada. El comienzo se describe con los Dioses Primordiales, cuya descendencia fueron los Titanes y Titánides, seguidos de los Dioses Griegos, y de más Dioses y deidades menores, como las Musas, las Horas, las Moiras, las Cárites, las Ninfas. La civilización depositó cada elemento de la naturaleza en todo ese árbol genealógico resultante.

Los Dioses Griegos del Olimpo

Mitología Romana

La cultura romana tuvo una gran influencia por parte de la mitología griega. También asigna a cada elemento de la naturaleza una personalidad divina, exactamente con los mismos atributos que los griegos habían aplicado al crear su panteón. La diferencia principal radica en que la representación de los Dioses romanos iban ataviados con yelmos y capas, y armas características usadas por los romanos.

Diosa Romana Diana

Mitología Egipcia

En la mitología Egipcia, se ponía mucho énfasis a la creación de la vida y del universo. Tanto así que a varios Dioses Egipcios se le atribuye la misma tarea, como a Atum (dios que se creó a sí mismo, y creador de todo lo existente), Khepra (creador de sí mismo, creador del mundo y lo existente), y Ptah (el señor de la vida, se aseguraba que había creado el universo).

Hubo atributos de dioses que le fueron conferidos a otros de línea generacional inferior, como sucedió entre Ra, Osiris (también dios del pasado, presente, y símbolo de la eternidad) y Horus como dioses del Sol.

La civilización Egipcia se extendió a merced del Río Nilo. Veneraban al Sol, a la Vida, y tenían un respeto especial por la Muerte. Embalsamaban a sus muertos, y oraban a Osiris para que les diera un buen destino en la siguiente fase de la existencia.

Dios Egipcio Ra

Mitología Nórdica

Los países nórdicos o escandinavos son la región que comprende los países de Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia. La mitología nórdica es la resultante de la preservación de la antigua mitología germana, que incluye la estrechamente relacionada mitología anglosajona.  La mitología germana, a su vez, había evolucionado de una mitología indo-europea, que era más temprana.

No se trataba de una religión consolidada, ya que no había una evidencia entregada por las deidades a los humanos; esto a pesar de que muchos de los relatos incluyen personas aprendiendo las historias de los dioses durante una visita de ellos o a ellos. Esta mitología no tenía un libro sagrado; era transmitida oralmente en forma de una poesía larga.

La transmisión de la mitología nórdica persistió durante la era Vikinga, y el conocimiento sobre ella se basa esencialmente en las Eddas y otros textos medievales, escritos durante e incluso después de la cristianización. Los cristianos llamaron Paganismo a todo lo que fuera ajeno a sus creencias. De hecho, el término Paganismo significa “las creencias de la gente del pueblo”.

En la mitología nórdica, la representación del mundo es un disco plano, que está colocado en las ramas del árbol del mundo Yggdrasil, que sostenía nueve mundos. En el árbol, habitaban criaturas como el dragón Nidhogg en las raíces, que, royéndolas, quería derribar a Yggdrasil, consiguiéndolo en el Ragnarök o Fin de los Tiempos Nórdico. Otra criatura era un águila situada en la rama más alta, y desde ahí era vigilante de los mundos. Un halcón llamado Veorfölnir, que vigila los movimientos del águila, y una ardilla de nombre Ratarösk, que, alternando posiciones de la copa a las raíces y viceversa, llevando noticias falsas que sembraban la discordia entre ambos extremos.

La región alta del cielo era llamada Asgard, donde vivían los AEsir o dioses, y las Asynjur o diosas, localizado en el centro del disco del mundo. A ella se llegaba cruzando el arcoíris, un puente de nombre Bifröst. Niflheim, situada al sur, era el último lugar de residencia de los muertos. En medio de Asgard y Niflheim estaba Midgard, la región baja del cielo, el mundo habitado por los humanos.

Dios Nórdico Thor

Mitología Celta

El mundo celta abarcaba la mayor parte de Europa occidental y central. Su mitología es una serie de relatos de su religión durante la edad de hierro. Los primeros celtas mantuvieron una mitología politeísta y una estructura religiosa. La comunidad celta que mantuvo sus identidades políticas o lingüísticas, como las tribus de escotos y bretones de las islas británicas, transmitió por lo menos los vestigios de las mitologías de la edad de hierro, que fueron registradas en forma escrita durante la Edad Media. Los galos y los celtíberos, pueblo celta que estuvo en estrecho contacto con Roma, no sobrevivió al imperio romano, por la conversión al cristianismo.

Por no estar políticamente unificado el mundo celta, ni haber una influencia cultural central, había variación en las prácticas locales de la religión. A pesar de esto, había motivos para creer que había un panteón sólido en esta mitología, como la adoración al dios Lugh. Durante el período romano, muchos dioses celtas fueron asociados con los romanos.

Los druidas fueron los difusores de las ideas religiosas y filosóficas, lo que influyó en su preponderancia política. Sus enseñanzas fueron transmitidas de forma oral.

Druida, comunicador de la Mitología Celta

Mitología Japonesa

Los japoneses, una cultura de confines bien definidos por las islas que habitaban, también tuvieron su teoría del origen de todo. En el principio, ya existentes el Cielo y la Tierra, una triada de dioses se crearon a sí mismos, y tomaron escondite en el Cielo. Entre el cielo y la Tierra apareció un cuerpo similar a un brote de junco, y de éste nacieron dos dioses, que también se escondieron. Siete nuevas deidades nacieron igual, y las últimas tuvieron por nombres Izanagi e Izanami.

Izanagi e Izanami tuvieron la encomienda, por parte de los demás dioses, de formar las islas japonesas. Ambos hundieron una jabalina decorada con piedras preciosas en el mar inferior, la agitaron y al sacarla, las gotas que de ella resbalaron formaron la isla de Onokoro. Bajaron del cielo, y decidieron la construcción de su hogar ahí, así que clavaron la jabalina en el suelo para formar el Pilar Celestial.  Ambos se encargaron de concebir más tierra para que de ella nacieran más islas.

Dioses Japoneses Izanagi e Izanami

No olvides dar me gusta.

Citado APA: (A. 2017,07. Mitologías. Revista Ejemplode.com. Obtenido 07, 2017, de https://www.ejemplode.com/42-historia_universal/4617-mitologias.html)

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2018

Búsqueda:

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.


Tweet