Dioses del Olimpo

Inicio » Historia Universal » Dioses del Olimpo
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2018

El Monte Olimpo es la elevación más grande de Grecia, situada entre las regiones de Tesalia y Macedonia. Según la Mitología Griega, en su cima habitaban los Dioses, en templos construidos de cristal. De todos los dioses, que representaban cada uno a un aspecto de la existencia y el mundo, se creía que había un grupo de Doce de ellos que presidían el Panteón completo. A continuación se citarán uno por uno, con sus características más representativas.

Zeus

Zeus es el líder de los Dioses del Olimpo y el más importante. Es el que reina en los cielos y se le atribuye como arma el trueno. Se le asocia frecuentemente con un águila, el ave que alcanza mayor altura en sus vuelos. Fue el último hijo de los titanes Crono y Rhea. Su padre, invadido por el temor de que los descendientes lo derrocaran, los iba devorando conforme iban naciendo. Pero Rhea, utilizando la estrategia de envolver una roca en pañales para simular a Zeus, salvó al recién nacido de ser devorado. Lo llevó a Creta, a una cueva del monte Egeo, donde fue criado y entrenado.

Cuando creció, Zeus derrotó a Cronos, haciéndolo liberar a todos sus hermanos, Démeter, Hera, Hestia, Hades y Poseidón. Hubo una guerra contra los Titanes, que no querían reconocerlo como el Dios Supremo. La guerra duró diez años, hasta que finalmente Zeus encerró a los Titanes en el Tártaro.

A Zeus se le reconoce como padre de muchos Dioses, Héroes y Criaturas, al haber tenido encuentros íntimos con numerosas Humanas, Diosas y Titánides. Era el protector de todas las ciudades Griegas. Se le consagra el Oráculo de Dodona, uno de los más importantes en Grecia.

Dios del Olimpo: Zeus

Hera

Hera, al igual que Zeus, era hija de Cronos y de Rhea. Según Hesíodo, Hera es la séptima esposa de Zeus, después de Metis, Temis, Eurínome, Démeter, Mnemosina y Latona. Se le consagran el santuario Heraion en el Río Imbraso, y otro en Argos. Fue criada por Océano y Tetis.

Fue la primera deidad femenina al unirse a Zeus. Él, deseándola, se transformó en un pajarillo para que ella se compadeciera de su fragilidad, y ella lo guardó bajo su túnica. Ahí, recuperó Zeus su forma original y la poseyó, asignándole todos sus atributos. Desde entonces, Hera fue la protectora de los matrimonios y los nacimientos.

A Hera se le representaba sentada en un trono de oro en una actitud que provocaba el temor de los demás dioses. Y es que todo el Olimpo temblaba cuando estallaba su cólera.

El amor entre Hera y Zeus duró poco por sus constantes disputas. Ella era celosa y rencorosa, y también Él. Sabían de los asuntos amorosos del otro.

Diosa del Olimpo: Hera

Poseidón 

Poseidón es otro de los hijos de los Titanes Rhea y Crono; apoyó a Zeus en la lucha contra los Titanes, y recibió de los Cíclopes su arma representativa, el Tridente. Ya terminada la guerra contra los antiguos dominantes del mundo, Zeus, Poseidón y Hades se repartieron el poder sobre todos los dominios, otorgándosele el cielo a Zeus, los mares a Poseidón y los infiernos o mundo subterráneo a Hades.

De manera que Poseidón poseía dos palacios: Uno en el Olimpo y el Segundo en El mundo Submarino, donde reinaba con su esposa Anfitrite, hija de Nereo y de Doris, a la que convenció de entregarle su amor por medio de un delfín, al pie del monte Atlas.

El animal con el que se asocia el Dios Poseidón es el Caballo. Se le representa comúnmente viajando en una cuadriga de oro, sobre las olas, rodeado de delfines y otras criaturas de mar. Se le atribuyen como hijos Proteo, Orión, Teseo, Déspina, Alcinoo, y otros más. Se levantaron en su honor santuarios como el de Sumio, el de Tenaro, y en el istmo de Corinto.

Dios del Olimpo: Poseidón

Démeter 

Hija de Rhea y la Tierra, hermana de Zeus. Es la Diosa de la Agricultura, que protegía los cultivos y la fertilidad de la tierra. Es una de las diosas más antiguas del panteón griego. Era adorada por las tribus agrícolas establecidas en la Hélade, y es por ese motivo que los más antiguos santuarios dedicados a ella se encuentran en zonas rurales de difícil acceso.

Ha tenido vínculo amoroso con Poseidón, lo que queda interpretado como el símbolo de la fecundación de la tierra por el agua.

Destaca de esta diosa un mito que le une a Zeus, de quien tuvo dos hijas: Pherefata y la bellísima Perséfone, cuya belleza deslumbró al Dios Hades, señor de los infiernos.

Diosa del Olimpo: Démeter

Apolo

Apolo era hijo de Zeus y de Latona. Latona dio primero a luz a Artemisa y después a Apolo. Poseidón hizo surgir la isla de Delos para que ella viviera el proceso. A partir del nacimiento, Delos quedó fijada en el centro de un grupo de islas que tomaron el nombre de Cícladas.

Inmediatamente, después de nacer, Apolo subió al Olimpo y fue recibido con grandes honores y le ofrecieron ambrosía y néctar para hacerlo inmortal. Lo primero que hizo Apolo fue fundar un Oráculo para revelar a los humanos las decisiones y deseos de su padre. Esto en la ciudad de Crisa, cerca del boscoso Parnaso.

Apolo era el dios de la adivinación y de los oráculos, y el primero en enseñar a los hombres el arte de la profecía. Era el dios de la luz y el sol, quien irradiaba energía y derrotaba a la oscuridad. La dirección del dios jugó un papel importante en las actividades de los griegos. Era Apolo quien elegía, a través del Oráculo, al jefe de las colonias, y quien vigilaba la construcción de los edificios nuevos de la ciudad.

Dios del Olimpo: Apolo

Artemisa 

Artemisa, diosa de la caza, era hija de Latona y Zeus, y nació al mismo tiempo que su hermano Apolo en Delos. Tenía mucha semejanza con él, al punto de ser casi su doble femenino. Estaba vinculada a la luz lunar, y no a la solar. En varios mitos se le identifica con la diosa Selene, la de la luna.

La sustancia lunar de la diosa se manifiesta en la forma en que la representaban los artistas, rodeada de estrellas y llevando en la mano una tea de pino.

En su santuario, en Braurona, templo del Ática, erigido a Artemisa y donde fue depositada su estatua de madera, las mujeres que habían tenido un parto normal realizaban sacrificios en honor de la diosa.

Era también adorada por cuidar a los niños, especialmente en Éfeso, donde se hallaba uno de sus templos más importantes.

Artemisa era una virgen pura que nunca conoció los placeres del amor o del matrimonio, por atestiguar el doloroso nacimiento de su hermano, soportado por su madre.

Su mayor placer era correr por los bosques y cazar con su arco de oro, seguida por sus perros o por su animal predilecto, el venado.

Diosa del Olimpo: Artemisa

Hermes

Hermes nació en Arcadia, en una cueva del monte Cileno. Fue hijo de Zeus y de Maia, la más joven de las Pléyades, que eran hijas de Atlante. Hermes es el dios al que se le atribuyen más quehaceres. Cuando era todavía un niño escapó del regazo de su madre y salió al mundo.

Con el caparazón de una tortuga y piel de ternera, confeccionó una lira, la primera en el mundo. Una noche, robó unas cuantas vacas propiedad de Apolo para preparar la carne de dos y cenarlas. Apolo lo llevó con Zeus para confesarlo, y al esclarecerse el asunto, Apolo le regaló una rama de oro, que era un caduceo con el que podía ser el mensajero de Zeus y transmitir a los dioses y mortales las decisiones del padre.

Se le representa llevando en la mano el caduceo, con sandalias aladas y con un sombrero de alas anchas, del tipo del que en Grecia usaban los viajeros. Era el dios del comercio, e incluso de los ladrones.

Dios del Olimpo: Hermes

Atenea

Atenea era una de las diosas más importantes del Olimpo, representaba tanto la sabiduría como la guerra, las ciencias, las artes y la destreza, pues estos aspectos de su carácter se presentaron desde su nacimiento.

De acuerdo con la tradición, durante la guerra contra los Gigantes, Zeus se unió con Metis, hija de Océano y de Tetis. Cuando Metis quedó embarazada, una profecía advirtió que nacería una mujer, quien a su vez daría a luz a un hijo que habría de arrebatarle el poder a Zeus. Éste, dominado por el miedo, devoró a Metis, pero nueve meses más tarde sintió intolerables dolores de cabeza. Entonces pidió a Hefesto que le abriera la cabeza con un hacha.

De la cabeza de Zeus salió una joven completamente armada, profiriendo gritos de guerra. Inmediatamente después de su nacimiento, la diosa tomó parte en la guerra contra los Gigantes y ayudó significativamente a su padre, pues dio muerte al gigante Encelado, hijo del Tártaro y de la Tierra.

Diosa del Olimpo: Atenea

Ares

 Para los griegos, Ares representa el vigor y la violencia en las batallas y en los enfrentamientos y entre los hombres, por lo que es uno de los dioses de la guerra. Hijo de Zeus y Hera, heredó de su madre el carácter violento que provocaba el rechazo no sólo de los mortales, sino de los mismos dioses. Es por eso que a Ares no se le rindió un culto especial y ninguna ciudad griega lo acogió como su patrón o protector. Se decía que él residía en la Tracia y fue allí donde se le reconocía como una importante deidad. Después fue incorporado al panteón griego, con lo que pasó a formar parte de los Dioses del Olimpo.

Dios del Olimpo: Ares

Afrodita

Como símbolo de la belleza y del amor, Afrodita fue una de las diosas del Olimpo más célebres de la antigüedad. Según el mito, Afrodita fue formada de la espuma del mar, lo que tiene un tono poético, por lo que ha sido tema de grandes artistas de todos los tiempos. Algunos escritores cuentan que Afrodita nació de la unión de Zeus con Dione, hija del Océano y de Tetis; pero de acuerdo con la versión más aceptada, era hija de Urano, la personificación del Cielo.

Cuando Crono, hijo de Urano, cortó los órganos genitales de su padre, los arrojó al mar y los dejó flotar en las olas. Conforme las corrientes los arrastraban, los fue envolviendo en espuma blanca que crecía, hasta que tomó la forma de una mujer. Surgió, dentro de una concha, la hermosa diosa Afrodita.

En la ciudad chipriota de Pafos, el culto a Afrodita fue especialmente intenso y estaba vinculado con el héroe local Pigmalión, quien se enamoró de una estatua que él mismo hizo.

De acuerdo con la tradición, la diosa engañaba a su marido Hefesto, que era cojo, con el poderoso dios de la guerra, Ares.

Los símbolos de Afrodita eran el mirto, la granada, la paloma, el cisne y la liebre, todos vinculados con los impulsos del amor y de la reproducción. 

Diosa del Olimpo: Afrodita

Hefesto

Según una de las leyendas más aceptadas, Hefesto era hijo de Zeus y de Hera, y creció en el Olimpo, junto con los demás dioses. Un día en que estalló uno de los acostumbrados conflictos de sus padres, Hefesto tomó partido por su madre y Zeus, enfurecido, lo tomó por un pie y lo arrojó del Olimpo. Hefesto se sumió en el abismo durante un día entero, hasta que cayó en la isla de Lemnos, donde lo recogieron los habitantes de la isla, lo reanimaron y lo cuidaron, aunque quedó cojo por el resto de su vida.

De acuerdo  con otra leyenda, Hera dio a luz a Hefesto sin la intervención de hombre, en venganza por las infidelidades de su esposo. Pero el niño nació cojo, y Hera, avergonzada, lo arrojó al mar. Dos divinidades marinas, Tetis y Eurínome, hijas de Océano, se apiadaron de él y lo criaron en una caverna submarina de Nereo, divinidad marítima más antigua incluso que Poseidón.

Para los griegos, Hefesto era el dios protector del fuego; según el mito, el fuego estaba en su poder cuando Prometeo se lo robó para darlo a los hombres. La metalurgia era de su exclusividad, ya que la única manera de realizarla era con la ayuda del fuego, que él poseía. En la imaginación de los griegos, el dios, con gorro, martillo y pinzas en las manos, trabajaba sin cesar en el yunque, creando obras de arte inigualables.

Dios del Olimpo: Hefesto

Hestia

Diosa del hogar, era hija mayor de Rhea y Crono, y fue adorada como una de las diosas más antiguas del panteón griego. Al tener más edad que la mayoría de los dioses, gozaba del respeto de todos, incluso de Zeus. De acuerdo con la tradición, Zeus permitió que se le rindiera culto en todos los templos, cualquiera que fuese el dios al que se consagrara el lugar.

Hestia no tuvo nunca contacto carnal con hombres ni con dioses, y permaneció siempre virgen. Hestia significaba la seguridad de la casa y la calma familiar. Era, por tanto, la diosa que protegía el hogar, es decir, el fuego que ardía en el centro de todas las casas.

Allí, los miembros de la familia realizaban sacrificios a su protectora y mantenían siempre encendido el fuego para sentir en todo momento su presencia.

Diosa del Olimpo: Hestia

Otros dioses que han formado parte del Olimpo

 Dionisio, dios del vino y de las fiestas. En Grecia se organizaban orgías para rendirle tributo con desenfreno y pasiones exaltadas.

Eros, dios del Amor. Según una versión, es uno de los hijos de Ares y Afrodita. Se le representa alado, con un arco y flechas con las que inducía un enamoramiento entre dos personas.

Citado APA: (A. 2017,06. Dioses del Olimpo. Revista Ejemplode.com. Obtenido 06, 2017, de https://mail.ejemplode.com/42-historia_universal/4590-dioses_del_olimpo.html)

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2018

Búsqueda:

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.


Tweet