Ejemplo de Deus ex machina

Inicio » Literatura » Deus ex machina
Autor: Redacción Ejemplode.com.

La figura literaria “deus ex machina” (se pronuncia más o menos “Deus ex makina), es un recurso en el cual, en una trama teatral o literaria, acontece un suceso fuera de lógica, o por lo menos, fuera de la secuencia de acontecimientos del argumento. Estos acontecimientos pueden ser la llegada de un ser divino o espiritual, la intervención de un personaje nuevo, un animal, un cataclismo, etc.

La expresión se originó en el teatro clásico griego, en obras en las cuales, cuando el o los protagonistas ya estaban perdidos o por ser vencidos, aparecía un dios que reparaba o intervenía modificando los acontecimientos. La máquina a que se refiere la expresión, es la grúa con la que, mediante a un arnés descendía al escenario al actor que representaba al dios. La expresión se traduce como “(la llegada de) dios desde la máquina”.

Aunque ya se menciona que en su origen es una entidad superhumana, que con su sola decisión puede cambiar los acontecimientos, como sucede frecuentemente en el teatro clásico antiguo, en el que los dioses modificaban los elementos para beneficiar a algún personaje, un mago fortuito y desconocido en la trama, que mediante conjuros o poderes arregla o beneficia la situación, o la aparición de un fantasma; la deus ex machina también se refiere a acontecimientos que no son mágicos, pero también afectan sustancialmente la trama: aparición de un personaje al final de la trama, que resulta tener la solución o ser el culpable, la aparición de un cataclismo o natural que altera la trama (un temblor, la caída de un rayo), o incluso un evento sin importancia, como el paso de un animal o la caída de un objeto.

Ejemplo de deus ex machina:

Todo terminó. Oscar tenía frente a sí, a tres metros de distancia, apuntándole, la pistola calibre 45 con las que Gerardo le apuntaba. No había a dónde correr. Moverse a cualquier lado, sólo aceleraría su muerte ¿Pero qué caso tiene prolongarla? En un instante, por su mente  pasó toda la misión: su llegada al aeropuerto, el contacto con la policía, la localización del escondite, la liberación de los rehenes… No contaba con que al perseguir a Gerardo por las azoteas, tenía preparado en un edificio cercano un espacio preparado para su escape. En fin. La misión está cumplida y era consciente del riesgo. Sólo lamentaba una cosa. El recuerdo de Margarita. Era valiente, casi temerario para realizar la misión, pero un día antes de salir, como muchos días antes, no tuvo el valor de decirle a Margarita cuánto le gusta, que quiere salir con ella, que quiere conocerla.

Recordó su sonrisa. “No será conmigo. Con quien elijas, sé feliz.” Creyó que ese sería su último pensamiento. El siguiente parpadeo fue eterno. Apenas cerró sus ojos, se escuchó el estruendo de la detonación. Esperaba el golpe y que el sufrimiento no durara demasiado. Fue un instante larguísimo. Cuando entreabría los ojos, como a un metro de donde estaba, alcanzó a ver un destello que golpeó y rebotó en el muro. ¿Cómo era posible que hubiera errado un tiro casi a quemarropa? Cuando abrió completamente los ojos, vio cómo Gerardo soltaba la pistola y se llevaba las manos a la cara.

Se abalanzó sobre Gerardo, lo sometió y por fin pudo solicitar apoyo.

Por un momento se quedó inmóvil, sin dar crédito a lo que pasó. En el instante que Oscar parpadeó, una paloma que volaba por encima de ellos, defecó en el aire y las heces cayeron sobre los ojos de Gerardo, provocando que disparara errando el tiro.

En cuanto Oscar regresó, lo primero que hizo fue invitar a Margarita a tomar un café.

Citado APA: (A. 2015,08. Ejemplo de Deus ex machina. Revista Ejemplode.com. Obtenido 08, 2015, de https://www.ejemplode.com/41-literatura/4150-ejemplo_de_deus_ex_machina.html)

Búsqueda:

Comentarios:

  1. Espero que me sirva para mi tarea.
    Por maria rosa 08.29.18 a las 18:30:39

    Deja un comentario


    Acepto la política de privacidad.