Ejemplo de Calaverita Literaria

Inicio » Literatura » Calaverita Literaria

La calaverita literaria es una composición tradicional Mexicana, que se hace de forma picaresca y chusca mediante versos y rimas, en un tono pícaro o irónico sobre una persona, quien bien puede estar aun viva o sobre alguien que ya haya fallecido. Esta expresión literaria es utilizada en las fechas cercanas a la festividad del día de muertos.

Las calaveritas literarias se conocen en México desde el siglo XIX, llamándoseles en un principio “Panteones”; sin embargo, se tienen indicios de su origen y existencia desde la época colonial en el siglo XVIII, cuando los criollos descontentos escribían pasquines en forma de epitafio, dando a conocer su inconformidad con respecto a las autoridades. Fueron prohibidas por los gobiernos virreinales por utilizarse como medio de crítica a los personajes de importancia del momento.

En una calaverita literaria se hace alusión a algunas características de la persona a quien es dedicada, pudiendo ser tanto cosas referentes al físico de la persona, su profesión, gustos, aficiones etc. Está estructurada en forma de epitafio, regularmente mediante versos o simples rimas. También existen calaveritas que aluden a un suceso, personalizándolo y dándole una satirización similar a la que se utiliza con personas.

En la actualidad la calaverita literaria continúa utilizándose para hacer críticas a personajes públicos, y también se dedican a cualquier persona.

Aunque se pueden hacer en cualquier momento, es una tradición hacerlas durante las festividades cercanas a las fiestas de día de muertos los días 1 y 2 de Noviembre.

Ejemplo de calaverita literaria:

Esa doña Elvira, anda enferma y no se cuida,

Si continúa así con su salud, pronto llegará al ataúd.

 

Clodomiro era asiduo al vino,

Y un día de tanto vino que tomó,

La llorona tilica se lo llevó.

El para evitarlo de su vino le ofreció,

Pero ella le dijo, no tomo vino,

Y le dijo que ella solo vino por él,

Y que se lo llevaría aunque pesara un tonel.

 

Roberto era un tuerto,

Que siempre andaba por el puerto,

Un día lo contrataron en un barco,

Y a la mar se hicieron.

Cuando partieron el vio en el puerto,

A la catrina que le hablaba,

Y por huir de la muerte,

Tomó el timón el impertinente,

Dando vuelta al barco de repente.

Como no veía de un lado,

Se fue a estrellar al vado,

Haciendo que el barco se callera de lado,

Aplastando a toda la gente.

En eso llegó la muerte,

Y le dijo de repente,

yo hoy no venía por ti,

pero por ser tan imprudente,

te llevaré junto a toda la gente.

Yo te hablaba para salvarte,

Pues hoy no debía tocarte.

Pero por lo que has hecho,

Al hoyo vas derecho.

Autor: Redacción ejemplode.com, año 2021

Comentarios

  1. Me encantó esto.
    Por Melany lugo gomes 10.29.19 a las 22:39:13
  2. También me gustaron mucho tus calaveritas literarias, son muy bonitas😺.
    Por Tania.😻 10.29.19 a las 20:25:02
  3. Hola, me sirvió mucho la explicación.
    Por giovanni 10.28.19 a las 4:24:13
  4. Me gustó mucho.
    Por Aline 10.26.19 a las 18:29:54
  5. Me gustaron mucho sus ejemplos de calaveras literarias.
    Por Daniela sevilla camilo 10.11.18 a las 19:00:49
  6. Gracias por la ayuda.
    Por Eduardo 10.31.17 a las 1:37:34
  7. CALAVERITA AL MOLE DOÑA MARIA

    La calaca, muy oronda,

    le dijo a Doña María,

    la muerte ya viene, . . . ronda,

    el ánimo se me enfría.



    Vámonos de fiesta y rumba,

    brindaremos con atole,

    cocinarás en la tumba,

    el más exquisito mole.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda​

    México, D. F, 15 de octubre del 2015

    Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
    Por Gonzalo Ramos Aranda 11.02.15 a las 4:17:22

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.