Breve historia del tango argentino

Inicio » Historia » Breve historia del tango argentino
Autor: Redacción Ejemplode.com.

Es sabido que todo maestro recibe de sus estudiantes tanto o más de lo que es capaz de dar. En tal sentido, en mis trece años como docente de español lengua extranjera en Argentina, debo agradecerles a muchos de mis estudiantes que me hayan enseñado a apreciar y a valorar el tango argentino. Este género musical comprende variados matices, ya sean  musicales, letras de canciones, estilos de baile y aspectos culturales. En Buenos Aires, un par de cientos de la gente común del pueblo --la mayoría, de origen europeo-- lo apoyó en sus primeros años (1880-1920). Será porque el tango, al igual que ellos, nació en las orillas de la ciudad. Por entonces, músicos populares, muchos de ellos nacidos en Italia, se ganaban la vida ofreciendo presentaciones callejeras, en cafetines o en prostíbulos, cuyo escenario eran los vecindarios más pobres. Incluso, algunas de las primeras letras de tango tenían un tono prostibulario.  No estaba reservado para escucharse en teatros ni en salones de gente “bien”, si bien solía colarse en los elegantes cabarets frecuentados por personas adineradas.

Hacia 1920, el tango comenzó a conquistar públicos más amplios entre los argentinos. Atrás quedaron los ambientes vedados o poco “decentes” en donde se lo difundía. Nuevos fueron los estilos de baile --más estilizados y con técnicas más elaboradas--, la composición de las orquestas, incorporando músicos profesionales y un mayor número de instrumentos, y las letras de las canciones. Gran parte del pueblo lo acompañó en su época de oro (c. 1940-60), cuando grandes orquestas y cantantes --hacedores de bailes y conciertos populares, discos y películas-- confluyeron para mostrar su arte.

Es sabido que desde la década del Sesenta del siglo pasado, su importancia ha ido decayendo y que en los últimos veinte años se lo ha empezado a valorar otra vez. Por entonces, muchos jóvenes asociaban el tango con una música de tono melancólico, cuyas canciones trataban temas también melancólicos: el amor de pareja destruido e imposible de reparar; el engaño amoroso; la figura materna víctima de infinidad de infortunios incluida la pobreza; el barrio (vecindario), generalmente, pobre, evocado por el letrista de forma cariñosa y nostálgica; el hombre, es decir, el ser humano, protagonista de experiencias fuertes que lo han de marcar para toda la vida… «Melancolía, nostalgia, tristeza, “todo tiempo pasado fue mejor”, gustos de personas mayores », diría la gente joven en la época de su ocaso, entre la cual se incluye quien esto escribe.

Si bien nunca ha sido abandonado, desde hace un par de décadas han resurgido infinidad de actividades vinculadas con el tango: estudios académicos,  universitarios y terciarios, reproducción de antiguas discografías, academias de baile, músicos y orquestas especializados… Además, miles de extranjeros de las nacionalidades más diversas llegan año tras año a la Argentina para aprender más sobre el tango, el apasionante pasatiempo o especialización al que dedican gran parte de su vida.  A algunos de ellos, a quienes tuve en suerte conocer durante mis cursos de español, les agradezco profundamente el haberme mostrado las bondades del tango argentino.

Mariángeles Di Paola
Clases de español en Buenos Aires, Argentina - Grammarama

Citado APA: (A. 2009,11. Breve historia del tango argentino. Revista Ejemplode.com. Obtenido 11, 2009, de https://www.ejemplode.com/34-historia/1095-breve_historia_del_tango_argentino.html)

Búsqueda:

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.