Ejemplo de Enumeración Descriptiva

Inicio » Clases de Español » Enumeración descriptiva

La enumeración descriptiva forma parte de los textos expositivos o, también, de los textos narrativos. Es una enumeración en la que se suman varios elementos para describir o definir algo de lo que se está hablando. Tiene como objetivo o finalidad exponer en forma ordenada la información al lector, con los temas que se quieren comunicar.

La característica principal de este tipo de enumeraciones es que a partir de la enumeración se describen las propiedades o características de una entidad o fenómeno. Veamos como están construídas:

  • “La propiedad de la familia Wilson era enorme: había decenas de habitaciones y salones sin ningún uso particular, pasillos interminables y extensos, tres jardines, dos huertos, y una casita contigua que utilizaban para las visitas” (Esta enumeración descriptiva sirve para sumar las características que definen a la propiedad y así dar una idea ordenada al lector).

  • “En el pequeño zoológico del centro tenían varios ejemplares de animales muy bien cuidados: dos lobos, una pareja de leones, un tigre blanco, varios monos capuchinos, unos lagartos, reptiles y algunas aves exóticas” (esta enumeración descriptiva nos va acumulando los elementos que definen al zoológico).

Estructura de las enumeraciones descriptivas:

En las enumeraciones los elementos siempre se separan por yuxtaposición, es decir, por signos de puntuación, y por conjunciones. Normalmente todos los elementos se separan por comas o por punto y coma, y el elemento final se separa por medio de una conjunción copulativa (y, o, ni). Por ejemplo:

  • “Esta novela del siglo XIX es muy interesante porque nos define la ideología de la época, las costumbres, los usos, los valores y la situación histórica y política del país”: en esta enumeración descriptiva, los elementos se unen por comas y por la conjunción

13 Ejemplos de enumeración descriptiva:

1. La oficina:

La oficina tiene su estancia con una pequeña sala de espera; posteriormente, hay dos escritorios con dos computadoras y dos sillas cada uno; sobre cada uno de los escritorios, hay una antigua máquina de escribir manual y un teléfono de línea; además, hay dos privados, que es en donde se atiende a los ingenieros que acuden a la oficina.

2. La habitación:

La habitación de Carlos fue decorada con un papel tapiz simple, de color beige; sus muros fueron preparados para retener el sonido, así que dentro colocó un estéreo con ecualizador y un sintetizador pequeño; arriba del escritorio está su computadora, y a un lado tiene una serie de micrófonos con una pantalla pop para limpiar el sonido. Su estudio de grabación es muy simple y funcional, lo mejor de todo es que lo hizo él mismo.

3. El consultorio:

En el consultorio de la dentista existen una serie de habitaciones bien habilitadas; entrando, a mano derecha, se encuentra una sala de espera, y ésta comunica a tres habitaciones que separan los rayos X, su despacho y el consultorio con la silla de atención. En el consultorio tiene bien ordenados varios juegos de instrumentos en una mesa especial; su asiento se acomoda al centro y tiene un pequeño escritorio para su asistente.

4. Motor:

Los mecánicos afirmaban que no era posible poner al auto en circulación, debido a que se detectaron algunas piezas faltantes: a junta del Carter, el tornillo del Carter, un filtro de aceite, el filtro de gasolina y uno de los inyectores.

5. El jardín

En la casa de los abuelos, el jardín siempre estaba bien cuidado. En las paredes del circuito había varias plantas enredaderas que cubrían por completo los muros y los tapizaban de un verde brillante; algunos arbustos formaban un pequeño laberinto en cuyo centro se erigía una fuente con dos angelitos, en la cual siempre había pequeños pájaros bebiendo. Las flores favoritas de la abuela eran las rosas, por lo que varios rosales de distintos colores adornaban la fachada de la propiedad. Al fondo, había un pequeño huerto con todo tipo de plantas: tomates, pimientos, pepinos, cebollas, zanahorias, espinacas, chiles, perejil, lechugas, nabos, apios y calabazas. También, a lo largo de la propiedad, se podían encontrar algunos enormes árboles frutales que cada año daban deliciosos frutos, ya que el abuelo siempre se encargaba de darles abono y controlar las plagas: había manzanos, duraznos, árboles de mangos, naranjas y peras.

6. La biblioteca:

Las investigaciones las hicimos primero en las fuentes que teníamos disponibles; donde más podíamos trabajar era en la biblioteca. Al entrar había una sala de lectura, y un mostrador en el que te identificabas para poder ingresar. La primera planta estaba destinada a los libros de consulta y revistas; la segunda planta, estaba destinada a los libros para préstamo, de diferentes temáticas; y, por último, el lugar que nos interesaba era la tercera planta: la hemeroteca y la filmoteca. Nos interesaba buscar periódicos de la época que relataran el tema en cuestión; y, también, revisar algunos documentales que habían hecho aproximaciones al respecto.

7. La tormenta:

Los pobladores de Oliver Town nunca olvidarían la tormenta que había azotado hace un par de años y que se había llevado consigo varias de las viviendas de los pobladores, vehículos y comercios, que apenas se habían empezado a recuperar. Todo comenzó con un intenso viento, que venía desde el sur, un viento húmedo y helado que fue aumentando de fuerza conforme pasaban los minutos; el cielo, denso, se iba oscureciendo, hasta que se soltó una intensa lluvia que duró por horas; el agua se fue acumulando descontroladamente, hasta formar ríos que se fueron poco a poco llevando todo a su paso; así, en el lapso de un día, gran parte del poblado quedó bajo el agua: vehículos, casas, negocios, árboles y postes de luz.

8. La cafetería:

A esa hora, la cafetería era un hervidero de personas: decenas de mesas con bancas alargadas están dispuestas a lo largo y a lo ancho de la cafetería; al fondo, las cocineras van trayendo las preparaciones en bandejas humeantes que colocan a lo largo de la barra; los estudiantes pagan su comida, se forman y van pidiendo aquello que solicitaron. En el extremo derecho hay varias máquinas de aguas y sodas, en las que cada uno puede servirse. Hay un rumor generalizado: risas, gritos, charlas, sonidos de cucharas, de sorbidos, vasos que caen sobre las mesas… Cuando pasa la hora de la comida, queda todo en silencio, y en las mesas y el piso quedan los restos de lo que dejaron los estudiantes a su paso.

9. El aula de clases:

En el internado no había muchas aulas de clase, apenas cuatro y eran todas idénticas: el mesabanco de la profesora sobre un escalón más alto, al fondo del aula; detrás una pizarra de apenas unos dos metros de ancho, y al lado, un mapa del mundo, en el que cada país estaba distinguido por un color distinto. Los mesabancos estaban ordenados en forma individual, eran tres filas, con diez mesabancos cada uno, y estaban separados de tal forma que los alumnos no pudieran platicar entre sí y hacer mucho desorden durante la clase. Detrás de los mesabancos, había un pequeño librero y una cajonera con libros donados por instituciones, y material de papelería para realizar algunas actividades; había, también, una canasta con algunos juguetes de segunda mano.

10. La conferencia de prensa:

El futbolista decidió dar una conferencia de prensa, con motivo de su cambio reciente de equipo. Asistieron varios periodistas locales e internacionales, los cuales estaban dispuestos en sillas designadas con su nombres, en tres distintas filas; al frente, el futbolista tomó asiento en una mesa larga, en la que le colocaron varios micrófonos; los camarógrafos estaban dispuestos en los costados y en medio de la sala, para tomar la conferencia desde distintos ángulos.

11. Un personaje:

El carácter de Calvin era muy complicado, una palabra para definirlo serían las contradicciones: a veces se le veía de mal humor y a veces estaba de un muy buen humor, por lo que era difícil saber qué esperar en un cierto momento; disfrutaba de las caminatas y de su soledad, de leer un libro en la tranquilidad de su despacho, pero también era fiestero y de repente, cuando menos lo esperabas, comenzaba a hablar y ya nadie lo paraba; era serio, duro y recatado, pero cuando se enamoraba lo podía dar todo por esa persona; le gustaba trabajar solo, pero también sabía las ventajas de trabajar en equipo y las aprovechaba. Parecía, pues, un hombre que podía adaptarse fácilmente a distintos tipos de situaciones de la vida.

12. Un procedimiento de preparación:

Para preparar la carne adobada y que ésta se ablande y absorba de mejor forma el adobo, lo mejor es sazonarla desde un día antes: se licúan y cuelan todos los ingredientes ya cocidos; una vez formada la pasta del adobo, se unta cada carne por cada lado, de forma abundante; las carnes se tienen que ir acomodando en un refractario, el cual se meterá a refrigerar durante toda la noche; al día siguiente la carne se puede freír con un poco más del adobo.

13. La laguna:

Cuando éramos niños nos encantaba ir a la laguna a disfrutar del verano en familia; eran días en los que podía sentirme más cercana a papá, que siempre estaba trabajando y pocas veces pasaba tiempo con nosotros. Alrededor de la laguna, había varios hotelitos, restaurantes y bares, en los que la gente disfrutaba de la vista; siempre, en las orillas, se podía ver a los pescadores y a los lancheros, dispuestos a darte un recorrido a cambio de una propina. Los vendedores ambulantes pasaban a lo largo de la orilla ofreciendo gorras, sombreros, pulseras y collares artesanales, ropa de verano, dulces típicos, comida y bebidas preparadas… la laguna era uno de nuestros lugares favoritos para pasar las vacaciones.

Modificado por: Equipo de Redacción Ejemplode, 2021-07-29

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.