Inicio » Arte » Características del romanticismo

Características del romanticismo

El romanticismo es un movimiento cultural, filosófico, político, social, artístico y literario, que surgió a finales del siglo XVIII, teniendo su mayor auge en el siglo XIX. Originándose en las ideas de la ilustración y de los pensadores alemanes como Goethe, el movimiento se inició en Alemania e Inglaterra, extendiéndose al resto de Europa y posteriormente a América. El término romántico, al parecer fue utilizado por primera vez por August Schlegel en 1801.

Es un movimiento cultural que se opone a los movimientos culturales predecesores, el barroco y el clasicismo; el romanticismo se contrapuso a las ideas del racionalismo y progresismo que se centraban en la utilidad, las ideas estereotipadas, racionalistas, inflexibles y frías, que predominaron en los cánones del clasicismo. A esto la corriente del romanticismo contraponía las ideas que exaltaban la expresión de los sentimientos, como el amor, el nacionalismo, el odio, la naturaleza salvaje, las fuerzas irracionales del espíritu, entre otros, que se expresaban en las artes y las letras, así como una especie de rebeldía tanto en el arte como en ámbitos culturales o políticos.

Rasgos del romanticismo:

Los orígenes del romanticismo, se encuentran dentro del contexto histórico de los cambios acaecidos por la revolución industrial, las ideas de la ilustración y la revolución francesa, siendo en Alemania en donde nace el romanticismo, partiendo de las ideas de personajes como Goethe, Schiller, Herder, Höldrin, Schelling, Fichte y otros, que se habían inspirado en las corrientes de la ilustración. Este movimiento se extendió gracias a la introducción de las ideas de la revolución francesa, durante las guerras napoleónicas, incrustándose esas ideas en las clases intelectuales de distintos países de la época, en especial en el ámbito de las universidades, y particularmente en Alemania.

El romanticismo como movimiento político y social:

El romanticismo como movimiento político, se materializó en un naciente nacionalismo, inspirado por las historias de la antigua grandeza de algunos pueblos, como fue en el caso del nacionalismo griego, que fue apoyado por idealistas románticos de varios países, quienes a su vez se inspiraron en la imagen idealizada de la antigua Grecia, apoyando la independencia del reino de Grecia de el imperio otomano. Respecto a este hecho se destaca la participación de uno de los escritores más representativos de este movimiento, el poeta romántico inglés, lord Byron (George Gordon Byron, sexto Barón de Byron), de la misma manera sucedió con los nacientes nacionalismos alemán e Italiano, que a su vez se inspiraron en las imágenes idealizadas de Romanos y germanos.

El romanticismo en arquitectura:

En arquitectura la corriente romántica, hace una separación con respecto a la arquitectura inspirada en la cultura grecorromana que predominó en el clasicismo arquitectónico, cambiando hacia concepciones como el neogótico, y la tendencia a la construcción con materiales como el ladrillo policromo, y posteriormente estructuras metálicas. Gracias a la revolución industrial la arquitectura urbana tiene un gran auge, erigiéndose construcciones como edificios públicos, fábricas, estaciones ferroviarias, palacios y casas de este estilo. Ejemplo de ello son el museo de Ciencias Naturales de Oxford, el Palacio de Cristal en Londres, la casa de la ópera de parís, pero la máxima expresión de la arquitectura romántica se puede representar en el idílico castillo de Neuschwanstein en Alemania.

Romanticismo en escultura:

La escultura del romanticismo se desarrolló principalmente entre los años 1830 a 1850; enfocándose con una expresión menos idealizada de las formas con respecto al barroco o al rococó y comparándolo con el clasicismo tiende a un gestualismo si bien idealizado, con tendencias realistas encaminadas a narrar hechos, en especial las esculturas que se erigían como monumentos conmemorativos a los héroes o a sucesos importantes.

La escultura de este periodo alterna varios elementos clasicistas y de otros periodos, enfocados a expresar un nuevo realismo. Fue más extensa y arraigada en Francia, pero también abarcó diversos países europeos y americanos.

Este estilo se caracterizó por tres tipos de escultura principales; el monumento, dedicado a los héroes de la patria, gracias a que la corriente romántica fomentó los sentimientos de nacionalismo.

La escultura de animales, monumentales en varios casos pero siempre muy detallados en la expresividad de cada animal, como los leones y caballos que adornaban las entradas de palacios y fuentes de residencias y edificios públicos.

Y un gusto por las estatuas que expresaban mediante sus facciones los distintos sentimientos. Hay un amplio uso del desnudo en las figuras, al igual que el clasicismo, pero con un enfoque más decorativo.

Como consecuencia de la industrialización, en la escultura hubo un auge en el uso de metales como el bronce y el hierro para moldear las esculturas.

Los escultores que mejor representan este periodo son:

  • Francois Rude
  • Auguste Nicolas Cain
  • Francisque Joseph Duret
  • Jean Baptiste Carpeaux
  • Antonio Canova
  • Lorenzo Bartolini
  • Johann Gottfried Schadow
  • Christian Daniel Rauch
  • Rudolf Siemering
  • Max Klinger
  • Constantin Meunier
  • Franz Anton von Zauner
  • Francis Chantrey
  • Mathew Cotes Wyatt
  • Antonio Sola

El Romanticismo en la pintura:

Este movimiento tuvo una de sus expresiones más notorias en la pintura, rechazando los convencionalismos del clasicismo.

Se inspira tanto en temas míticos y fantasiosos, como en temas históricos con una marcada mitificación; ejemplo de ello es el cuadro de Delacroix, “La Libertad Guiando al Pueblo”.

Se Busca mediante la idealización, plasmar en la pintura un pasado glorioso, o expresando sentimientos de odio, amor, desesperación etc., tomando temas de la antigüedad, de la edad media, o de sucesos relativamente recientes.

También es tema de estas pinturas lo exótico, lugares exóticos como África y Asia. Así como la naturaleza, la nieve, el mar, y paisajes imaginarios que evocan un mundo irreal, entre los que sobresalen varias escenas de paisajes idílicos, y otros proclives al misterio y lo tenebroso, como nieblas, tormentas, y cementerios, siendo los paisajes una de las expresiones más comunes de este movimiento, mediante los que se pretendía plasmar los sentimientos del pintor.

Se busca plasmar el momento dramático de la situación, y los sentimientos de los personajes, mediante expresiones de dolor, angustia, miedo, temor, coraje, odio, amor, tristeza, y melancolía.

Hay una tendencia a la desaparición de las líneas, en provecho del color quitando algo de definición a la pintura.

Se busca que las luces y sombras complementen el carácter teatral y sentimental de las obras, con efectos de contrastes, y colores muy luminosos.

Se da importancia a la textura de aquello que se pinta; Se le da mucha importancia a distintas técnicas de pintura, como el óleo, las acuarelas, grabados y las litografías, además se hacen gran cantidad de retratos y paisajes.

El máximo exponente de este movimiento artístico fue, Ferdinand Víctor Eugène Delacroix, y varios otros como:

  • Eugenio Álvarez Dumont
  • Peter von Cornelius
  • Paul Delaroche
  • Joseph von Führich
  • Anne-Louis Girodet de Roussy-Trioson
  • Philipp Otto Runge
  • Gustave Wappers

El movimiento romántico en la literatura:

En la literatura del romanticismo se destacó que se contraponía a los valores y normas anteriores;

Los escritores románticos se negaron a aceptar las normas establecidas por la ilustración, sobre el poder de la razón y de la ciencia para proporcionar a los hombres la felicidad, contraponiéndolo a concepciones como la de que el hombre era un ser desgraciado en esta vida, y que la sociedad le impedía realizar sus deseos y los impulsos del corazón.

De acuerdo con ello, el escritor tenía absoluta libertad para componer sus obras sin tener que someterse a ningún tipo de norma estética.

Los escritores románticos no aceptaban que el mundo tuviera un orden como lo habían descrito los escritores de la ilustración, negándose a la aceptación de las normas morales clasicistas, llegando a hacer de personajes antiguamente considerados indignos, como prostitutas, piratas, bandidos, y mendigos, entre otros, héroes dentro de sus obras literarias, exaltando a esos personajes, quienes de alguna u otra forma vivían al margen de las leyes y de la sociedad, como una forma de protesta contra la rigurosidad de los usos de los tiempos anteriores, haciendo de esos personajes los principales de sus historias.

En este periodo hay un auge de la literatura popular como una reacción de oposición a lo clásico, se editan los textos antiguos y en ocasiones se inventan.

Esta corriente literaria acostumbraba usar como temas de sus obras, la exaltación del amor, el desengaño amoroso, y la desolación, mediante las vivencias, alegrías y penurias de los personajes, así como el valor, la audacia, y la osadía.

La literatura romántica se caracteriza por expresar los sentimientos personales de los escritores, lo cual se denota más en la poesía, género que fue muy prolífico entre los escritores de esta corriente.

En la literatura romántica es patente un ansia de libertad; mediante sus obras, principalmente novelas, exaltan los valores de libertad, en contra de las monarquías absolutas y por un nacionalismo que buscaba la libertad de pueblos oprimidos,(como en el caso de la literatura nacionalista alemana, Italiana, y polaca), reflejando el pensamiento de aquellos pueblos oprimidos por potencias extrañas, así como un marcado lineamiento en contra de la esclavitud en todas sus vertientes, poniendo a la libertad como norma principal, inspirándose en costumbres y leyendas medievales, de las tradiciones populares y del folklore, originando un renacimiento de lo popular.

Tiene la peculiaridad de que las obras literarias buscan un exotismo; se ubican en escenarios como selvas, mares tempestuosos, el ambiente nocturno, los cementerios, montañas, las ruinas antiguas y lugares fantásticos inspirados principalmente por los países orientales.

Es durante el romanticismo cuando surgen varias obras literarias en donde el protagonista, encuentra como único alivio a sus pesares en este mundo, al suicidio.

Algunos escritores representantes de este movimiento son:

  • Lord Byron
  • Víctor Hugo
  • Gustavo Adolfo Bécquer
  • Johann Wolfgang von Goethe
  • Friedrich Schiller
  • Edgar Allan Poe

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

   
Por : Morris

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Deja un comentario

Tweet