Ejemplo de Exordio

El exordio es la parte del inicio de un discurso que busca hacer al público accesible, atento y amable, tiene la finalidad de indicar que la alocución inicia, así como de atraer su atención, desvanecer antipatías, granjear compenetración, fijar su interés y establecer el tema u objetivo.

Esto significa que el exordio tiene la finalidad de conseguir que el público esté dispuesto a prestarle atención al orador y lograr una buena comunicación con el auditorio.

Es necesario mostrar sencillez para captar el afecto del público y explotar su inclinación a identificarse con quien es débil o se encuentra en problemas.

El exordio consta de tres partes y pueden usarse algunas, todas o ninguna, las cuales son:

  • Inicio: por lo general con una “sententia” o un “exemplum”.
  • Digresión: para manifestar la división (partitio) del tema, o para adelantar la tesis que se va a defender.
  • Transición a la “narratio”: para que quede en claro que el exordio ha dado fin y que se va a entrar ya de lleno a la materia. Éste no es parte exclusiva del mismo puesto que se recomienda incluir una “transitio” cuando se pase de una parte del discurso a otra.

Ejemplos de exordio:

  • Inicio (principium): consiste en que el orador pida directamente a su público que preste atención y sea benevolente.
  • Insinuación (insinuatio): tiene la finalidad de que el orador se introduzca poco a poco en el ánimo de su público, haciendo mención casi en exclusiva de sus propios puntos fuertes y resaltando los defectos de la otra parte.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

   
Por : Morris

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Deja un comentario

Tweet