Características de la Tortuga

Inicio » Biología » Características de la Tortuga
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2017

Las tortugas pertenecen al reino animal, subreino Eunmetazoa, rama bilateria, del filum chordata, sub-filum de los vertebrados, superclase Gnathotomata, clase de los Reptiles, subclase Anapside, perteneciente al orden o clase de los Testudines, (también llamados Chelonia, o Quelonios), que se subdivide en los subórdenes de las Criptodiras (las tortugas de tierra) y las Pleurodiras (las tortugas de agua). Son animales que existen desde hace por lo menos 280 millones de años desde el periodo triásico, siendo coetáneos de los dinosaurios a quienes sobrevivieron con pocos cambios evolutivos aparentes con respecto a sus antepasados del triásico. Como la mayoría de los reptiles, son animales ectotérmicos, es decir, obtienen su calor de la radiación solar, poseen escamas en la piel y ponen huevos.

Las distintas especies habitan territorios tan distantes como África, Europa, América, Asia y Australia, adaptándose a medios ambientes diametralmente opuestos, como los desiertos, selvas, bosques, ríos, lagos y océanos, evolucionando para adaptarse al medio ambiente. Las tortugas de tierra poseen cuatro patas con las que se desplazan lentamente; sus parientes acuáticas evolucionaron adaptándose a la vida en el agua, transformando sus patas en aletas con las que se desplazan rápida y eficazmente en el agua llegando a migrar miles de quilómetros para desovar.

 

Listado de las características de la tortuga:

Características de la tortuga

Anatomía.- Una de las características que más destacan de este animal es su caparazón; el cual está fusionado a su columna vertebral, sirviéndole de protección de forma análoga a las costillas de otros animales, pero protegiéndolo además, en zonas del cuerpo que no son protegidas por las costillas. La presencia del caparazón evita el movimiento respiratorio torácico, por lo cual su respiración evolucionó de manera que los músculos abdominales cumplan dicho movimiento permitiendo la respiración, la cual es pulmonar, destacándose que tortugas como las marinas pueden mantener la respiración durante largos periodos de tiempo, permitiéndoles sumergirse bajo el agua y cazar peces y moluscos. Cuando se sienten amenazadas tienden a ocultarse dentro del caparazón. La mayoría de las especies de tortugas tanto de tierra, como acuáticas y semiacuáticas, no poseen dientes, sino mandíbulas con un borde cortante con filos similares a una sierra y a veces una especie de pico, con la que destrozan la comida la cual tragan.

Su piel carece de pelaje o plumas como las aves y mamíferos, así como de glándulas sudoríparas; en cambio está cubierta por escamas que la protegen. Las tortugas de tierra y las semiacuáticas poseen patas con las que se desplazan a través del suelo. Las tortugas marinas evolucionaron transformando sus patas en aletas, con las que pueden desplazarse a través del agua de manera rápida. Las patas de las tortugas terrestres y semiacuáticas poseen garras, mientras que las extremidades de sus parientes marinas las han perdido. Las colas varían de tamaño según la especie llegando en algunas a ser casi invisibles gracias al caparazón.

Reproducción.- Las tortugas al igual que el resto de los reptiles se reproducen mediante huevos, poniendo en cada nidada dependiendo de la especie un promedio de entre 20 a 100 huevos, habiendo especies que pueden sobrepasar los 150 huevos en una sola nidada, los cuales eclosionan luego de un periodo de incubación de alrededor de 45 días, pero ello depende de la especie y de las condiciones de temperatura del nido. Los machos compiten por aparearse con las hembras, llegando a pelear dando mordiscos y empujones buscando voltear al oponente, para que quede inmovilizado, (el caparazón de las tortugas les impide darse la vuelta).

Tamaño y lapso de vida.- Al nacer poseen un tamaño diminuto y su tamaño en la forma adulta varía de especie en especie, habiendo algunas que miden siendo maduras menos de 25 centímetros, hasta algunas que llegan a medir dos metros de largo y pesar más de cien o doscientos kilos, teniendo periodos de vida relativamente largos a comparación de la mayoría de los animales, habiéndose verificado que algunas han llegado a vivir más de 150 años. A este respecto se tiene la hipótesis (basada en hallazgos de restos arqueológicos de tortugas prehistóricas), que medían más de 4,6 m y que posiblemente hayan vivido periodos mayores a los doscientos años.

Alimentación.- La alimentación de las tortugas depende de su hábitat; las tortugas terrestres comen comúnmente diversas plantas que encuentran en la naturaleza, tales como pasto, hortalizas, verduras, y frutas. En cambio las tortugas marinas y acuáticas tienen una dieta carnívora, devorando peces y moluscos que cazan. En cautiverio se les suele dar además de alimentos como frutas, legumbres y verduras (a las tortugas terrestres), peces y moluscos (a las marinas), algunos alimentos mineralizados y vitaminados especiales para mantener su buena salud.

Hábitat.- Las diferentes especies se han adaptado a una gran diversidad de hábitats, tanto terrestres como acuáticos. Varias especies de tortugas terrestres viven en selvas tropicales, bosques e incluso desiertos, evolucionando y adaptándose a las condiciones reinantes como el calor, o las sequías; ejemplo de ello es su capacidad de hibernar, lo cual hacen en tiempos de sequía o frío. De la misma manera las tortugas acuáticas se han adaptado a la vida en ríos, lagos y en el mar; ejemplo de ello sucede con las tortugas marinas que se han adaptado a ese medio tanto que sólo viven breves periodos en tierra, al nacer y al desovar, habitando en gran parte de los océanos en especial en las zonas cálidas. Otra muestra de su adaptación a ese medio es la capacidad que han adquirido sus pulmones y sus sistemas para mantener la respiración durante largos periodos bajo el agua, mientras se alimentan, o la hidrodinámica de su cuerpo que le permite trasladarse a largas distancias durante sus migraciones.

Cadena alimenticia.- Son el alimento de varios depredadores tanto entierra como en el mar; sus huevos y crías recién nacidas son presa fácil para varias especies de aves, mamíferos y otros reptiles; de la misma manera, cuando son adultas suelen ser devoradas por lobos, coyotes, perros y gatos salvajes, así como reptiles como cocodrilos y caimanes, y en el medio acuático por tiburones entre otros animales, pero quizá el mayor depredador que tiene en la actualidad sea el ser humano, que las consume no ya sólo para alimentarse, sino por motivo de poseer diversas propiedades (reales o imaginarias), aumentando su consumo.

Usos.- Además de ser alimento cotidiano para los lugareños de su hábitat, son cazadas para utilizar sus caparazones para la fabricación de objetos diversos. Otro uso muy popular es el de mascota, siendo capturadas vivas o criadas en cautiverio para ello.

Citado APA: (A. 2013,10. Características de la Tortuga. Revista Ejemplode.com. Obtenido 10, 2013, de http://www.ejemplode.com/36-biologia/3472-caracteristicas_de_la_tortuga.html)

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Autor: Redacción Ejemplode.com, año 2017

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Deja un comentario



Tweet