Ejemplo de Epopeya

La epopeya es un tipo de poema o relato, que tiene como característica el contar una circunstancia trascendental o histórico-fantástica; no se conoce en forma clara cuál fue su inicio, y algunos autores colocan la epopeya como  antecedente directo de la novela.

Aunque la epopeya se encuentra realizada en verso, ha pasado por innumerables tipos de verso, destacando versos hexámetros y sobre todo el verso alejandrino, también se ha redactado en prosa.

Los relatos en epopeya, son una forma antigua de exaltar  eventos trascendentales para un pueblo, ya que relataban aventuras en las que viajaban, conquistaban y enfrentaban problemas con dioses y bestias míticas, en medio de estas historias, los dioses podían conceder favores y ayuda a los héroes para que cumplan sus cometidos; (tenían una misión fija para cumplir y debían sortear grandes riesgos para lograrlo); estos relatos tenían como finalidad alterna, servir de ejemplo a los pobladores y ser un estandarte de valor, tal y como se relata con Alejandro de Macedonia (Alejandro Magno), quien los utilizaba como guía e inspiración y sus personajes fueron símbolo de grandeza.

Por lo general estos relatos se transmitían de boca en boca y debido a ello, recibían transformaciones que las alteraron de su forma original, llegando hasta las que conocemos hoy en día.

Ejemplo de epopeya:

Estos son los títulos de algunas epopeyas muy conocidas

  • Epopeya de Gilgamesh (sumeria)
  • La Ilíada (Homero)
  • La Odisea (Homero)
  • Eneida (Virgilio)
  • Cantar del mio Cid
  • La divina comedia
  • Batracomiomaquia (Homero)
  • Goatomaquia (Lope de vega)
  • Mahabhata  (Viasa)
  • Ramayana (Viasa)
  • La divina Comedia (Dante)
  • La araucana (Ercilla)

Fragmento de una epopeya:

FRAGMENTO DE LA ILIADA

"...Dichas estas palabras partió, dejando a Aquiles con el corazón irritado a causa de la mujer de bella cintura que violentamente y contra su voluntad le habían arrebatado.

En tanto, Ulises llegaba a Crisa con las víctimas para la sagrada hecatombe.

Cuando arribaron al profundo puerto, amainaron las velas, guardándolas en la negra nave; abatieron rápidamente por medio de cuerdas el mástil hasta la crujía, y llevaron la nave, a  fuerza de remos, al fondeadero. Echaron anclas y ataron las amarras, saltaron a la playa, desembarcaron las víctimas de la hecatombe para Apolo, el que hiere de lejos, y Criseide salió de la nave surcadora del ponto. El ingenioso Ulises llevó la doncella al altar y, poniéndola en manos de su padre, dijo:

¡Oh Crises! Envíame al rey de hombres, Agamenón, a traerte la hija y ofrecer en favor de los dánaos una sagrada hecatombe a Febo, para que aplaquemos a este dios que tan deplorables males ha causado a los argivos.

Habiendo hablado así, puso en sus manos la hija amada, que aquél recibió con alegría. Acto continuo, ordenaron la sagrada hecatombe en torno del bien construido altar, laváronse las manos y tomaron la mola. Y Crises oró en alta voz y con las manos levantadas:

¡Óyeme, tú que llevas arco de plata, proteges a Crisa y a la divina Cila a imperas en Ténedos poderosamente! Me escuchaste cuando te supliqué, y, para honrarme, oprimiste duramente al ejército aqueo; pues ahora cúmpleme este voto: ¡Aleja ya de los dánaos la abominable peste!

Así dijo rogando, y Febo Apolo lo oyó. Hecha la rogativa y esparcida la mola, cogieron las víctimas por la cabeza, que tiraron hacia atrás, y las degollaron y desollaron; en seguida cortaron los muslos, y, después de pringarlos con gordura por uno y otro lado y de cubrirlos con trozos de carne, el anciano los puso sobre la leña encendida y los roció de vino tinto. Cerca de él, unos jóvenes tenían en las manos asadores de cinco puntas.

Quemados los muslos, probaron las entrañas, y, dividiendo lo restante en pedazos muy pequeños, lo atravesaron con pinchos, lo asaron cuidadosamente y lo retiraron del fuego.

Terminada la faena y dispuesto el banquete, comieron, y nadie careció de su respectiva porción. Cuando hubieron satisfecho el deseo de beber y de comer, los mancebos coronaron de vino las crateras y lo distribuyeron a todos los presentes después de haber ofrecido en copas las primicias. Y durante todo el día los aqueos aplacaron al dios con el canto, entonando un hermoso peán a Apolo, el  que hiere de lejos, que los oía con el corazón complacido.

Cuando el sol se puso y sobrevino la noche, durmieron cerca de las amarras de la nave. Mas, así que apareció la hija de la mañana, la Aurora de rosados dedos, hiciéronse a la mar para volver al espacioso campamento  aqueo, y Apolo, el que hiere de lejos, les envió próspero viento. Izaron el mástil, descogieron las velas, que hinchó el viento, y las purpúreas olas resonaban en torno de la quilla mientras la nave corría siguiendo su rumbo. Una vez llegados al vasto campamento de los aqueos, sacaron la negra nave a sierra firme y la pusieron en alto sobre la  arena, sosteniéndola con grandes maderos. Y luego se dispersaron por las tiendas y los bajeles.

El hijo de Peleo y descendiente de Zeus, Aquiles, el de los pies ligeros, seguía irritado en las veleras naves, y ni frecuentaba el ágora donde los varones cobran fama, ni cooperaba a la guerra; sino que consumía su corazón, permaneciendo en las naves, y echaba de menos la gritería y el combate.

Cuando, después de aquel día, apareció la duodécima aurora, los sempiternos dioses volvieron al Olimpo con Zeus a la cabeza. Tetis no olvidó entonces el encargo de su hijo: saliendo de entre las olas del mar, subió muy de mañana al gran cielo y al Olimpo, y halló al largovidente Cronida sentado aparte de los demás dioses en la más alta de las muchas cumbres del monte. Acomodóse ante él, abrazó sus rodillas con la mano izquierda, tocóle la barba con la derecha y dirigió esta súplica al soberano Zeus Cronión:

¡Padre Zeus! Si alguna vez te fui útil entre los inmortales con palabras a obras, cúmpleme este voto: Honra a mi hijo, el héroe de más breve vida, pues el rey de hombres, Agamenón, lo ha ultrajado, arrebatándole la recompensa que todavía retiene. Véngalo tú, próvido Zeus Olímpico, concediendo la victoria a los troyanos hasta que los aqueos den satisfacción a mi hijo y lo colmen de honores.

Así dijo. Zeus, que amontona las nubes, nada contestó guardando silencio un buen rato. Pero Tetis, que seguía como cuando abrazó sus rodillas, le suplicó de nuevo:

-Prométemelo claramente, asintiendo, o  niégamelo -pues en ti no cabe el temor- para que sepa cuán despreciada soy entre todas las deidades..."

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por : Victor

Búsqueda:

Búsqueda personalizada

Deja un comentario

Tweet